ETA envió una oleada masiva de cartas en junio endureciendo el tono con el que reclama el 'impuesto revolucionario'

 

ETA envió una oleada masiva de cartas en junio endureciendo el tono con el que reclama el 'impuesto revolucionario'

Actualizado 05/07/2007 20:38:47 CET

Las cantidades exigidas a grandes empresarios vascos alcanzan en algún caso los 180.000 euros

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Empresarios del País Vasco se han visto afectados por un nuevo envío de cartas de extorsión con las que la organización terrorista ETA les exige el pago del denominado 'impuesto revolucionario'. Las nueva misivas han abandonado el lenguaje "amable" que la banda utilizaba durante el periodo de alto el fuego, incluso después del atentado de Barajas, endureciendo el tono de sus exigencias, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Este cambio en la redacción de las misivas coincide con la ruptura del alto el fuego formal hecha pública el pasado 5 de junio. La nueva situación ha obligado a la banda a cambiar frases como las que habían referencia durante la tregua al "momento de cambio político que vive Euskal Herria". Las fuentes consultadas por Europa Press auguran un endurecimiento aún mayor en el tono y las amenazas en los próximos meses.

Ahora, las cartas vuelven a apelar a la aportación que el empresario debe hacer para "la construcción de Euskal Herria", mientras que en los modelos de cartas recibidos durante la tregua, los terroristas llegaban a dar las gracias "de antemano" y se despedían con "un respetuoso y cálido saludo revolucionario".

Esta nueva oleada de cartas varía en las exigencias económicas que requieren. Fuentes consultadas por Europa Press cifran en hasta 180.000 euros las cantidades exigidas en algunas de estas cartas.

OBTENCIÓN DE DATOS Y ENVÍO A FAMILIARES.

Hay algunas de estas misivas recibidas en el País Vasco que corresponden al primer envío, otras son la segunda carta que recibe el empresario y algunas de ellas consisten en las terceras enviadas a una misma persona por la organización terrorista ETA, según las fuentes consultadas por Europa Press. En la remesa de junio se han detectado cartas dirigidas a familiares de empresarios, como ya ha hecho ETA en otras ocasiones para atemorizarlos y obligarles al pago.

La banda terrorista ETA utiliza el censo, el registro mercantil y el padrón para obtener los datos. De esta forma, los terroristas cruzan la información del censo electoral con los del registro mercantil y los que obran en el padrón municipal para recabar las direcciones a las que luego envían las cartas del "impuesto".

De esta forma obtienen miles de direcciones a las que hacen envíos masivos. Estas cartas, en muchas ocasiones van dirigidas al empresario a la sede social de su empresa y también a su casa. Así consiguen dar la impresión, a muchos de los que las reciben, de que pueden estar controlados por la organización terrorista y les hacen levantar la sospecha, incluso, de que puede ser alguien cercano quien filtra los datos.

Sin embargo, en muchos casos, estos datos se obtienen cruzando los que obran en varios registros públicos. Así consiguen direcciones para realizar envíos masivos, que además, suelen repetir varias veces, incrementando así la presión para conseguir que los destinatarios respondan. Si éstos lo hacen, la banda les pasa a una segunda lista en la que ya sí les tiene más controlados, por el hecho de que comienzan a pagar el chantaje al que son sometidos por los terroristas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies