ETA estalla un coche-bomba en Getxo sin dejar heridos

Foto de la Noticia
Foto: Reuters + Ampliar

   MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -


   La furgoneta-bomba que hizo explosión ayer en el paseo marítimo de Getxo (Vizcaya) provocó importantes daños materiales en las viviendas adyacentes aunque ningún herido, según informaron a Europa Press fuentes del Departamento vasco de Interior.

   La fuerte explosión causó importantes daños materiales en las fachadas de los edificios adyacentes, provocando numerosas roturas de cristales. Además, según las citadas fuentes, existía "un socavón bastante profundo" en el lugar donde había sido aparcada la furgoneta-bomba.

   El artefacto estaba compuesto por 60 kilos de explosivo, todavía por determinar, y era similar al desactivado el pasado mes de enero en un camino vecinal de Berango, según informaron a Europa Press fuentes del Departamento vasco de Interior. Los mismos medios afirmaron que la furgoneta Citroën Berlingo en la que se encontraba colocado el explosivo estaba direccionada hacia el edificio del Club Marítimo del Abra con el objetivo de "causar los mayores daños posibles". La deflagración ha causado un cráter de dos metros de diámetro por 30 centímetros de profundidad.

   La furgoneta-bomba, que explotó a las 00.50 horas de ayer, estaba aparcada en el número 11 del paseo Zugazarte, en un callejón lateral junto al Real Club Marítimo de Abra, en el barrio de Las Arenas. Una hora después, la zona continuaba acordonada y la Ertzaintza y los bomberos continuaban evaluando los daños materiales.

   El atentado se pudo oír a varios kilómetros de distancia, en municipios de la desembocadura de la ría del Nervión como Portugalete.

   A las 00.00 horas, una llamada en nombre de ETA alertó a la asociación de ayuda en carretera DYA de Vizcaya de la colocación de una furgoneta bomba aparcada a tres metros del Club Marítimo de Getxo y que, según el comunicante, explotaría una hora después. Desde ese momento, la Ertzaintza activó el protocolo habitual y acordonó los accesos a dicho lugar.

   En la llamada a la DYA, el comunicante dijo hablar en nombre de ETA y, posteriormente, avisó: "Dentro de una hora va a estallar una bomba en el paseo marítimo de Gexto, junto al Club Marítimo".

   Las viviendas más cercanas consiguieron ser desalojadas antes de que se produjera la explosión. Al lugar, que continuaba acordonado, se desplazaron unidades de los bomberos de la Diputación de Vizcaya y ambulancias, además de los efectivos policiales.

   Agentes de la Unidad Especial de Desactivación de Explosivos (UEDE) de la Ertzaintza permanecen, todavía a las ocho de la mañana, en los alrededores del Club Marítimo de Getxo con el objetivo de recoger evidencias que dirijan al tipo de explosivo y la cantidad, así como el método utilizado por los terroristas.

   Según informaron a Europa Press fuentes del Departamento vasco de Interior, aunque una parte del Paseo de Zugazarte del municipio se encuentra ya abierto al tráfico, la zona delantera del Club Marítimo permanece todavía acordonada.

   ETA vuelve a atentar tras matar en la madrugada del pasado miércoles al guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años. La banda terrorista colocó un coche bomba en la casa cuartel de Legutiano (Álava), provocando heridas a otros cuatro guardias civiles y destrozando la fachada principal del edificio.

SEGUNDO ATENTADO EN GETXO TRAS EL ALTO EL FUEGO

   El coche-bomba que explotó esta noche es el segundo atentado cometido por ETA desde el final de su último alto el fuego en la localidad vizcaína. El 11 de noviembre pasado, dos individuos embozados colocaron sendas bombas, que no llegaron a explotar, en los juzgados de Getxo, pero sólo advirtieron de la colocación de una.

   El segundo artefacto tenía como objetivo los agentes de la Ertzaintza que acudiesen a establecer el dispositivo de seguridad, pero tanto esta bomba, como la otra --iban cargadas con 3 y 5 kilos de cloratita-- presentaron fallos en los dispositivos de iniciación. Posteriormente, un artificiero perdió varios dedos mientras manipulaba el detonador de una de ellas en dependencias de la Policía autonómica. La Ertzaintza cree que Arkaitz Goikoetxea y Jurdan Martitegi son los autores de aquel atentado.

   El 31 de abril, los ertzainas encontraron en un camino vecinal de Getxo un barril cargado con 35 kilos de amonitol, una potente sustancia explosiva que nunca antes había utilizado la organización terrorista ETA. Se trata de una mezcla de nitrato de amonio, polvo de aluminio y nitrometano. Dos mil litros de esta sustancia fueron robados por la banda en una empresa de productos químicos de Saint-Etienne, en Francia, el 8 de octubre de 2007. Desde la aparición del barril, los terroristas han utilizado el amonitol en, al menos, dos ocasiones.

ÚLTIMO COCHE-BOMBA, EN 2005

   El último coche-bomba en Getxo había explotado el 19 de enero de 2005 en el barrio de Las Arenas, el quinto tras la ruptura del alto el fuego de 1999. Un comunicante anónimo avisó de las explosión 30 minutos antes, pero un ertzaina que participaba en las tareas de acordonamiento resultó herido, aunque no de gravedad.

   Anteriormente, ETA había 20 de abril del 2002 un vehículo, cargado con unos 30 kilos de explosivos ante el domicilio de la madre de Cosme Delclaux --abogado que estuvo secuestrado por ETA--, causó importantes destrozos en la vivienda de esta familia pero no provocó daños personales.

   Además, el 25 de junio de 2000, también en las Arenas, los terroristas colocaron otro coche bomba que al estallar causó heridas leves a una persona y enormes destrozos en algunos vehículos y cristales de viviendas de la zona. La explosión se produjo frente al número 20 de la calle Manuel Smith, paralela a la de Santiago Zabala, ubicadas en una zona en la que habitan numerosos empresarios.

   El 24 de julio de 2000 otro coche explotó junto a la casa de la senadora del PP Pilar Aresti, en la Avenida de Neguri. El atentado causó heridas de carácter leve a cuatro personas, entre ellas un ertzaina, así como daños en 40 viviendas del centro de Getxo. Y el 22 de enero de 2001 la Ertzaintza desactivó otro coche bomba cargado con 50 kilos de dinamita, que había sido estacionado en el barrio residencial de Neguri.