Imaz afirma que los primeros días de abril hubo cartas de extorsión y espera que el chantaje haya desaparecido

Actualizado 22/06/2006 15:48:21 CET

Cree que, entre los detenidos, hay personas, como Madariaga, que realizaron labores de intermediación "con fines humanitarios"

BILBAO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Josu Jon Imaz, afirmó hoy que su partido tenía datos de que, en los primeros días del mes de abril, tras el alto el fuego permanente decretado por ETA, hubo cartas de extorsión a empresarios, y señaló que estarán "vigilantes" para que este chantaje haya desaparecido definitivamente.

En una entrevista concedida Herri Irratia, recogida por Europa Press, Imaz apuntó que, aunque tenían "algunos datos que apuntaban" a la persistencia de la cartas de extorsión a principios de abril, espera que, en la actualidad, no existan.

"Vamos a ser muy vigilantes para que eso haya desaparecido de forma definitiva y porque no haya ningún tipo de violencia y extorsión a profesionales o empresarios", añadió.

En este sentido, insistió en que no puede producirse un diálogo resolutivo y una negociación política en una mesa de partidos, "si no ha desaparecido previamente de forma definitiva toda violencia", en alusión al chantaje a miembros del empresariado.

RED DE EXTORSION

Sobre los detenidos en la red de extorsión de ETA, el líder del PNV consideró que, entre ellos, hay personas, como el dirigente de Aralar, Julen Madariaga, que realizaron labores de intermediación en el pago del impuesto revolucionario "por razones humanitarias".

Tras señalar que no conoce "a fondo el sumario", manifestó que él cree que puede haber habido "gente que, en un momento determinado, presionada por el chantaje y la extorsión de ETA, ha buscado a través de unas vías u otras intermediaciones, acceder a determinadas personas" para hacer frente al pago que le reclamaba la banda armada.

"Tengo la sensación de que, a muchas de las personas que se está involucrando, de una u otra forma, son personas que han podido llevar a cabo actuaciones de intermediación y, en muchos casos, movidas por móviles exclusivamente humanitarios", reiteró, para precisar que "posiblemente" esto es lo que ha ocurrido en el caso de Julen Madariaga.

Por último, apuntó que no tiene "ningún dato" sobre la información publicada hoy en un medio de comunicación, en el que se afirma que un dirigente del PNV entregó dinero del impuesto revolucionario procedente de empresarios vascos al propietario del bar Faisán, Joseba Imanol Elosua, arrestado en la última operación contra la aparato de extorsión de ETA.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies