Jáuregui ve un proceso sólido aunque "tenemos derecho a sospechar que puedan estar preparando una ruptura"

 

Jáuregui ve un proceso sólido aunque "tenemos derecho a sospechar que puedan estar preparando una ruptura"

Actualizado 28/12/2006 13:24:01 CET

Dice, a los que piden "gestos", que reflexionen sobre la existencia de "signos inequívocos de lo contrario" al abandono de violencia

BILBAO, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz socialista en la comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, Ramón Jáuregui, cree que el proceso es "sólido", aunque indicó que, con noticias como el zulo de ETA, se tiene "derecho a sospechar que puedan estar preparando una ruptura".

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, basa su afirmación de que el proceso es sólido, en que "toca" desde un punto de vista de contexto político e histórico "el fin de esta tragedia".

Tras recordar que ha cambiado la situación desde que surgió ETA, Jáuregui añadió que hay una parte de su entramado que "quiere hacer política" y ellos mismos creen que la sociedad vasca "no soporta más violencia". "Estos son los elementos que configuran la solidez del proceso, ahora, yo también, como todos nosotros, tenemos dudas porque lo que está ocurriendo nos hace preocuparnos sobre si esto va en serio o no", agregó.

En este sentido, realizó una lectura "muy negativa" de hechos como la aparición de un zulo reciente de ETA, el robo de pistolas, la "posible" extorsión a algunos empresarios y el mantenimiento de la violencia callejera. Jáuregui indicó que, todo ello, hace pensar que "no son sólo gestos".

"Yo no puedo asegurar y, ni creo que nadie pueda asegurar, que esto son sólo imágenes de que ETA controla una violencia contenida, no. También tenemos derecho a sospechar que puedan estar preparando una ruptura y, sin embargo, no podemos decirlo", añadió.

Jáuregui cree que se va a vivir "una especie de pulso", en el que "desgraciadamente, y esta es la parte más negativa, ETA se hace presente". El diputado socialista indicó que la banda armada sigue "tutelando" y se encuentra "como en el puente de mando de esta historia y no deja a la izquierda abertzale, a la expresión política que había reclamado un protagonismo, hacer un tránsito a la política, no les deja ese proceso".

El dirigente socialista insistió en que "es la parte más negativa de lo que está ocurriendo", al margen de que se interprete lo que ha ocurrido "como gestos o como operaciones y actividades terroristas propiamente". "Lo peor es que ETA se hace demasiado presente, tutelando un proceso que creíamos era, sinceramente, por parte de la izquierda abertzale una apuesta definitiva por hacer política y abandonar la violencia", añadió.

GOBIERNO

En relación a las peticiones que se hacen desde algunos ámbitos para que el Gobierno central de pasos, Jáuregui indicó que es "lógico" que el Gobierno también reivindique su derecho a inscribir "sus gestos y sus pasos" en un contexto que la resolución parlamentaria había establecido, como puede ser que existan "signos inequívocos de abandono de la violencia".

En este sentido, afirmó que, "desgraciadamente" en los últimos meses y, sobre todo, después del verano, se han puesto de manifiesto "signos inequívocos de lo contrario". Jáuregui aseguró que, ello, debe provocar una reflexión por parte de quienes reclaman al Ejecutivo "otros gestos". "El Gobierno tiene derecho a inscribir estos gestos en su constatación de que ETA está decididamente abandonando la violencia y que lo que haga es el preámbulo de un abandono definitivo, no de un alto el fuego permanente", manifestó.

BATASUNA

Respecto a la petición realizada por el presidente del PP, Mariano Rajoy, para que Rodríguez Zapatero diga que Batasuna no va a poder presentarse a los próximos comicios si ETA no se disuelve, Jáuregui afirmó estar en contra de esa exigencia del PP porque pone de manifiesto que este partido "no concibe" el proceso del final de la violencia en los términos en los que lo habían diseñado todos los partidos en el marco de Ajuria Enea, "incluido el PP".

Jáuregui recordó que se hablaba de un final dialogado, lo que no quiere decir "un final negociado en condiciones no democráticas". "Un final dialogado es lo que permite un punto y aparte, es decir, una constatación fehaciente de que la violencia ha terminado. Lo otro es un final incierto, indeterminado, pero, además, yo es que creo que la condición sine qua non del proceso en realidad es que la violencia desagüe a la política", indicó.

El dirigente socialista añadió que la "pretensión democrática" es que el espacio que representa la izquierda abertzale "tiene que expresarse en democracia", pero "sin violencia". Por ello, indicó que el mensaje del PP, al respecto, es "contradictorio y gravísimamente erróneo" porque el fin de la violencia tiene que llevar acompañado el "proceso de emergencia a la política" de la izquierda abertzale.

Preguntado por si el proceso puede ir hacia adelante sin el PP, manifestó que "hasta el final no". "Yo pienso que está yendo como debe de ir, aunque con muchas limitaciones (...) Yo si creo que hay que reconocer enormes limitaciones en la dirección de este proceso para un Gobierno en España con una opinión pública en gran parte mediatizada por una oposición tan brutal y acompañada de algunos aliados mediáticos poderosos", manifestó.

A pesar de ello, destacó que el Ejecutivo central está siendo "muy valiente" y su presidente ha demostrado un "arrojo notable". Jáuregui aseguró que, "al final y viendo muy lejos", lo lógico es que todo se deberá hacer sobre "la base de un consenso democrático en el arco parlamentario".

Por otra parte, respecto a si considera compatible el principio de legalidad vigente con el derecho de autodeterminación, Jáuregui, tras indicar que ésta no es "una cuestión fácil", afirmó que la realidad vasca de los últimos 25 años permite "un relato de lo que hemos construido". En este sentido, destacó que el Estatuto ha sido un "gran instrumento político", pero "sobre él caben reformas".

"Este relato puede incorporar determinadas pretensiones de unos y de otros pero que hay que ajustar a nuestro ordenamiento, las reglas, la Constitución, lo que es un ordenamiento jurídico ordenado es un valor muy notable en la convivencia política de los pueblos y yo creo que nuestra tarea está precisamente en encontrar ese acomodo", añadió.

Jáuregui, tras manifestar que no sabe "si será posible", apostó porque, si se tiene la constatación de que ETA abandona la violencia, los partidos vascos se marquen el reto de "reencontrarse en la formulación de un marco jurídico político de autogobierno en el que las aspiraciones de todos puedan ser realizables".

El dirigente socialista afirmó que "la condición sine qua non" es que ETA no pretende "tutelar" esas conversaciones. "Queremos saber si definitivamente ETA nos deja en paz y podemos construir entre todos los partidos políticos, incluida la expresión política que ellos han podido representar en la llamada izquierda abertzale, que se legaliza, que puede legalizarse porque nuestro sistema político no le ilegaliza y queremos que se incorpore al sistema. Queremos como dice Patxi López que se incorpore a la solución y que no sea parte del problema", aseguró.

Jáuregui añadió que el marco jurídico que existe "no les impide hacerlo" y es "bien fácil" porque lo que se les exige es "lo mismo que aceptamos todos los demás". El diputado socialista pidió que se incorporen a la política y "en ese marco cabe un diálogo político y ese diálogo puede formalizarse en un nuevo Estatuto". "Ojalá, -agregó- ése es el camino en mi opinión".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies