El juez Grande-Marlaska reabre la investigación sobre el asesinato del magistrado del Supremo Francisco Querol

Actualizado 22/06/2006 20:00:50 CET

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha acordado reabrir el sumario sobre el asesinato en octubre de 2000 del magistrado del Tribunal Supremo y general consejero togado de la Armada, Francisco Querol Lombardero; del conductor de su coche, Armando Medina; de su escolta, Jesús Escudero García, y de un conductor de un autobús municipal, Jesús Sánchez Martínez, después de que la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) solicitase que se volviese a investigar el caso, informaron fuentes jurídicas.

La integrante del "comando Madrid" y ex concejal de HB Ana Belén Egüés, quien tras ser detenida implicó en el atentado contra el magistrado al ex jefe de comandos de ETA Gorka Palacios Aldai y al ex responsable de 'logística operativa' de la banda Juan Luis Rubenach Roig, compareció hoy ante el juez Central de Instrucción número 5 para testificar sobre este caso, negándose a declarar.

Además, Grande-Marlaska ha dirigido una comisión rogatoria a las autoridades francesas para interrogar a Palacios y Rubenach Roig, detenidos en diciembre de 2003 en Pau (Francia). Cuando Egüés fue detenida en noviembre de 2001, tras ser perseguida por un "héroe anónimo" después de colocar un coche-bomba en Madrid, la etarra reconoció fotográficamente a Palacios y Rubenach Roig, a los que implicó en la muerte del magistrado.

Sin embargo, Egüés desmintió posteriormente estas confesiones en su declaración judicial y la causa acabó siendo archivada. Una vez detenidos Palacios y Rubenach Roig, la AVT solicitó que se reabriese la causa sobre el atentado cometido el 30 de octubre de 2000, en el que además de los cuatro fallecidos, se produjeron 63 heridos como consecuencia de la explosión del coche-bomba.

El "comando Madrid", además de el coche-bomba contra Francisco Querol, cometió diversos atentados desde el fin de la tregua declarada por ETA que acabó en noviembre de 1999, hasta que el comando fue parcialmente desarticulado con la detención de Egüés y del también integrante del comando Aitor García Aliaga tras el intento de asesinato del entonces subsecretario de Política Científica, Juan Junquera.

Entre estos crímenes se cuenta también el asesinato del teniente coronel del Ejército Pedro Antonio Blanco en enero de 2000, la colocación del artefacto que acabó con la vida del general del Ejército Justo Oreja Pedraza en junio de 2001, o el atentado en el que murió el agente de Policía Luis Ortiz de la Rosa en julio de 2001.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies