López advierte a ETA de que, si el sistema democrático no claudicó cuando mataba, menos lo va a hacer ahora

Actualizado 22/06/2006 21:44:11 CET

Dice que nadie "colará" a los socialistas la autodeterminación, la soberanía y territorialidad como "moneda de cambio" a la paz

BILBAO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, advirtió hoy a ETA de que, si el sistema democrático no claudicó cuando mataba, "menos" lo va a hacer ahora. Además, afirmó que nadie "colará" a los socialistas la autodeterminación, la soberanía y la territorialidad como "moneda de cambio" a la paz porque ésta no tiene "precio político".

López se refirió, de esta forma, al último comunicado de la banda armada, en la que exige al Gobierno de Zapatero "garantías" de que no habrá límites políticos al proceso y le insta a expresar su compromiso de "respetar lo que el pueblo vasco acuerde y decida sobre su futuro".

El líder de los socialistas vascos, que ofreció una conferencia titulada "Euskadi, una oportunidad para la paz", en el Forum Deusto, en Bilbao, subrayó que la paz no es soberanía ni territorialidad ni autodeterminación, sino que se trata de "reivindicaciones particulares" ni puede servir para "satisfacer apetencias políticas". "Nadie debe mezclarlas y nadie puede intentar colarnos su mercancía con la excusa de la paz porque no estamos dispuestos a aceptarlo, y mucho menos ETA", añadió.

A su juicio, "ETA no es un interlocutor político" y, por ello, "no condiciona, ni propone, ni tutela, el necesario diálogo político en Euskadi". "Da igual lo que diga en sus comunicados porque no van a ninguna parte", apuntó.

Tras señalar que "el fin de la violencia no es un regalo de ETA, sino la victoria de la democracia", aseguró que Batasuna tendrá que seguir el camino de la legalidad porque no será la democracia "la que se desvíe hacia ese mundo".

Patxi López manifestó que el proceso de paz será "largo, difícil y complicado", por lo que emplazó a "no equivocarse y no dar saltos en el vacío". Además, recordó que ayer ETA hizo público un nuevo comunicado para buscar "protagonismo", que el líder del PSE no está dispuesto a "concederle", y señaló que ha intentado crear "confusión".

Por ello, quiso dejar "las cosas bien claras para que nadie se engañe" y precisó que" el compromiso del Gobierno es con los ciudadanos", en referencia a la petición de la banda al Ejecutivo para que cumpla "sus compromisos de alto el fuego".

En ese sentido, aseveró que "el Estado de Derecho ni está ni va a estar nunca en subasta y que el único camino para consolidar la paz y la libertad es aceptar y cumplir las leyes y las reglas de juego del sistema democrático". "Con eso pretendió acabar ETA cuando mataba. Si el sistema democrático no claudicó entonces, con mucha menos razón lo va a hacer ahora", afirmó.

Para el dirigente socialista, "esto es algo que tiene que asumir la izquierda abertzale: que el camino para hacer política, para participar en las instituciones, es el de la legalidad, el de comprometerse a respetar la Ley y las reglas de juego". "No será la democracia la que se desvíe hacia ese mundo", indicó.

VICTIMAS

Asimismo, manifestó que "no se puede confundir la paz con la amnesia ni con el silencio" y no se puede, por tanto, "olvidar lo que ha sucedido, ni por qué ha sucedido en este país". "Es el momento de la memoria. El tiempo de ofrecer memoria, dignidad y justicia a las víctimas del terrorismo", señaló.

En su opinión, "nada mejor que esa memoria de las víctimas para afrontar un futuro de paz mirando hacia delante, pero con el retrovisor puesto para que nadie pueda volver a atropellarnos", y para que "nadie nos vuelva a contar historias etnicistas y antidemocráticas que excluyan a una parte del país y puedan realimentar de nuevo el odio y la violencia".

En esta línea, reiteró que "las víctimas tienen que formar parte de la definición de nuestro país porque fueron asesinadas por representarlo". No obstante, precisó que "esto no es incompatible, sino todo lo contrario, con que se intente, incluso a través de un diálogo entre el Gobierno y ETA, el abandono de las armas". "Ese será, sin duda, el mejor homenaje, el mejor tributo que podamos rendir a todas las víctimas del terrorismo: que no vuelva a haber una sola más en el futuro de este país", insistió.

López señaló que, tal como están haciendo, los partidos nacionalistas deben ser los primeros "en deslegitimar las pretensiones impositivas de ETA".

PARTIDO POPULAR

Además, explicó que "nadie debería impedir ese escenario de diálogo, porque nadie debe tener miedo al debate político hecho en libertad e igualdad". "Y nadie debiera atribuir a la iniciativa de ETA, como hace el Partido Popular cuando dice que la teoría de las dos mesas es de ellos", señaló.

El secretario general del PSE-EE criticó "la estrategia irresponsable del 'todo vale' con tal de desgastar al Gobierno socialista". "Pero habrá escenario para el diálogo político. Y ese escenario para los socialistas tiene un objetivo: buscar el entendimiento, recuperar consensos básicos, conseguir un pacto entre diferentes con el que definir un marco político y de convivencia que nos permita construir una Euskadi hecha entre todos y no unos contra otros o unos por encima de otros", destacó.

Por ello, emplazó al PP a que "se sume al consenso que ya existe entre todas las demás fuerzas políticas", que "éste es el momento de apoyar al Gobierno para hacerlo fuerte en un camino que será largo, duro y difícil y no jugar a debilitarlo en aras a una estrategia partidista".

"No hemos encontrado, en estos casi tres meses desde el anuncio de alto el fuego permanente, ese apoyo. No hemos oído, en todo este tiempo, una sola palabra de aliento, por parte del PP, que acompañe la esperanza de la inmensa mayoría de la sociedad vasca y española. Pero no desistiremos, ni ahora ni en el futuro, de nuestros intentos por conseguirlo. Sabiendo que el camino hacia la paz, con el PP o sin el, no se puede parar", aseveró.

Asimismo, dijo que, para lograr este acuerdo, "no sirve la acumulación de fuerzas nacionalistas que intenten imponer al conjunto del país sus pretensiones, porque la mitad del país quedaría marginado y excluido, y tampoco valdrá lo contrario".

Durante su intervención, aseguró que los socialistas siempre han respetado "la decisión de los vascos, la que le corresponde, la que está dentro de sus competencias y para la que tiene legitimidad". "Lo que no aceptamos es esa concepción nacionalista de que los vascos tenemos derecho a decidir lo propio y lo ajeno, lo nuestro y lo de los demás", advirtió, para recordar que, "afortunadamente, existen ámbitos de decisión compartidos y compatibles: el vasco, el español y el europeo".

De esta forma, respondió a quienes les emplazan a decir si respetarán lo que los vascos decidan en el futuro. "Lo hemos hecho siempre y lo haremos cuando se produzca dentro de la legalidad", manifestó.

También subrayó que su partido no está dispuesto "a hacer tabla rasa de lo que nos ha traído hasta aquí" porque "la Constitución y el Estatuto han reconocido nuestra singularidad, nos han dado una capacidad de autogobierno enorme" y marcan "el recorrido legal y normativo para encauzar los cambios que nos hagan avanzar".

A su entender, "es el momento de un patriotismo vasco digno de tal nombre: el patriotismo que haga hincapié en lo que puede unir a toda la sociedad vasca", y precisó que la normalización política es "la normalización democrática". "Y empezará cuando a la política vasca se le quite la mordaza coactiva del terrorismo", agregó.

El dirigente del PSE-EE dijo que "basta observar el comportamiento indigno, estos días pasados, de los acusados por el asesinato de Miguel Ángel Blanco ante el tribunal que los ha juzgado, para que caigamos en la cuenta de la necesidad de pedagogía democrática que necesita este país".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies