Más de 200 miembros de la Diáspora firman texto de apoyo al proceso que entregarán en embajadas de Francia y España

Actualizado 28/12/2006 13:10:02 CET

El documento reclama la constitución de dos mesas y aboga por el derecho de la Diáspora a participar en una eventual consulta

BILBAO, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un total de 214 miembros de la Diáspora vasca se han adherido ya al manifiesto de apoyo al proceso de paz que representantes de este colectivo en Argentina han colgado en internet y pretenden entregar en las embajadas de Francia y España, en cada uno de los países con representación, antes del próximo 15 de enero.

El documento, promovido a título personal por los militantes argentinos del PNV, EA e Izquierda Vasca, reclama la constitución de dos mesas negociadoras, así como el derecho de la Diáspora a participar en una eventual consulta sobre el derecho de autodeterminación. Sus promotores pretenden que se haga público en el País Vasco y Navarra en la última semana de enero.

El texto fechado el pasado 27 de octubre y titulado "La Diáspora es parte del conflicto y también de la solución", recogido por Europa Press, está precedido por una introducción que lleva por título "Ante la posibilidad de que el proceso se malogre", realizada por el periodista y coordinador de la Asociación Diáspora Vasca, Daniel Bilbao.

Su autor se refiere a los acontecimientos ocurridos en octubre para afirmar que el peligro de que el proceso se malogre es, "cada día que pasa, más real". "Los estados francés y español, además de acrecentar la represión en los ocho meses largos que llevamos desde la declaración del alto el fuego de ETA, no han dado un solo paso para configurar un camino de acuerdo político para que la ciudadanía de toda Euskal Herria decida sobre su futuro", dice.

Según precisa, se atraviesan "momentos cruciales" en los que "cualquier acto de solidaridad" dirigido a "presionar a los estados opresores de Euskal Herria", en el sentido de "dar pasos decididos hacia una resolución democrática del conflicto" es "hoy, más que nunca, necesario".

Por esta causa, llama a hacer circular el documento firmado por diferentes miembros de la Diáspora argentina, "con el objetivo de recabar el mayor número de firmas posibles en el ámbito de la totalidad de la Diáspora vasca".

MANIFIESTO

El manifiesto que se dirigirá a las distintas embajadas española y francesa recuerda el anuncio de alto el fuego permanente realizado por ETA el pasado mes de marzo, con el que, en su opinión, "comienza un proceso ilusionante en Euskal Herria para lograr la tan ansiada la paz y normalización política".

"Desde unos 12.000 kilómetros, nosotros, los vascos de la Diáspora, podemos analizar objetivamente el conflicto vasco. En este sentido, entendemos que nosotros los vascos del octavo Herrialde, somos parte del conflicto y podríamos humildemente aportar a la solución del mismo", afirma.

En opinión de sus autores, el "rol mínimo" de la Diáspora "debe ser esclarecedor" y, en este sentido, se muestran dispuestos a "dar opinión sobre el origen del conflicto y las posibles vías de solución". "Todos tenemos la ilusión de que el alto el fuego sea definitivo, y debemos reconocer que ha sido un gran paso dado por ETA, de cara a la resolución del conflicto", prosiguen.

El documento asegura que "ahora el balón está en el tejado de los Estados español y francés" que, deberán "dar pasos en la misma dirección que ETA". "Entendemos -argumenta- que primero se debe reconocer la naturaleza política del conflicto vasco, como así también, dejar en claro que su resolución sólo será posible por las vías del diálogo entre todos, sin exclusiones".

MESAS

Quienes apoyan el manifiesto se muestran convencidos de que "se deberá formar una mesa donde ETA resuelva sus temas con Madrid y París" y un segundo foro, "en Euskal Herría" que comience a evaluar acuerdos mínimos que respeten "la territorialidad, el derecho a la autodeterminación, y el derecho a decidir del pueblo vasco".

También creen que "en algún momento se deberá convocar a un plebiscito, y respetar su resultado, sea cual fuere" y, en este sentido, exigen que la diáspora, "al menos, la organizada a través de las Euskal Etxeas", debe poder ejercer "su derecho a participar".

El texto deja claro que la máxima aspiración de quienes lo promueven es "que Euskal Herría fuera un Estado independiente", pero no descartan que se den "pasos intermedios". "También lo aceptaríamos, como así también, si la sociedad vasca a través de su voto, determina que al menos hoy no pretende mayor autodeterminación", asegura.

El documento reitera que, desde la Diáspora se desea "seguir aportando para conseguir la paz y a la normalización política, con el propósito de que en el futuro en Euskal Herria se pueda vivir en paz, sin prohibiciones, sin persecuciones, sin violencia, sin presos, sin tortura, donde el diálogo sea el vehículo para la búsqueda de consensos para cristalizar los objetivos nacionales".

Por último, reitera su "compromiso" con los "antepasados", así como con su historia, y "los imprescriptibles valores y principios de la nación vasca" y se compromete a "redoblar" sus "esfuerzos" en "esta digna tarea, que es aportar entre todos desde la diáspora, a la construcción nacional de Euskal Herria".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies