Patronal alavesa denuncia que no se hace lo suficiente para acabar con la extorsión terrorista

Actualizado 06/02/2006 11:43:00 CET

Afirma que las cartas, que cada vez se extienden más a la familia, "retraen" la motivación para hacer frente a los negocios

BILBAO, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Sindicato Empresarial Alavés (SEA), José Manuel Farto, expresó hoy su convicción de que no existe "respuesta suficiente" por parte de "quien la tiene que dar" para hacer frente al problema de la extorsión empresarial en Euskadi y expresó su temor de que el problema "se enquiste" en un futuro. Además, aseguró que las cartas son cada vez más numerosas y se dirigen en mayor medida a la familia, "retraen" la motivación de las víctimas para hacer frente a los negociaos.

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Farto se mostró convencido de que la "presión" de la banda armada sobre el colectivo empresarial aumenta "en la misma medida en que ETA y su entorno tienen dificultades para financiarse". "Prácticamente, por lo que dicen los especialistas, su única fuente de financiación es la extorsión", explicó.

Farto consideró que, "en un momento que parece de transición hacia alguna parte" en referencia a lo que puede ser "el final del del fenómeno terrorista", ésta se está "financiando a base de extorsión".

"Lo pero de todo es que la amenaza se extiende porque cada vez hay una base más amplia de empresarios, cada vez más pequeños, y cada vez más diversos, que recibe la carta", agregó.

El dirigente de la patronal alavesa afirmó que la recepción de este tipo de misivas "significa miedo" y agregó que este sentimiento "retrae muchas veces la motivación para continuar al frente de los negocios empresariales y para invertir".

"Una persona que ha recibido una carta, que en estos momentos es muy probable que la haya recibido su mujer, su hijo o su hermano, porque se está ampliando el envío de cartas a la familia, supone un drama que dificulta mucho la evolución de los negocios", añadió.

Lamentó que "algunos" consideren que esto "es un problema menor, porque "no hay muerte, porque no hay una violencia elevada" y manifestó que "desde la perspectiva económica es muy preocupante, porque afecta a mucha gente e inhibe la motivación enorme que tiene que tener un empresario para asumir el riesgo y las responsabilidades de su gestión".

PROCESO DE PAZ

Farto agregó que los empresarios alaveses no se sienten solos y se encuentran, en la actual coyuntura, "tan esperanzados como el resto de la ciudadanía". "Pero, lo que sí vemos es que no hay la respuesta suficiente por parte de quien la tiene que dar a este problema, que corre peligro de enquistarse a futuro, y de generar nuevos fenómenos de delincuencia", agregó.

En su opinión, lo que sería un motivo de gran preocupación para los empresarios sería "que la población entendiese que esto es un mal menor, que dijese, hombre sí, está muy mal que a los empresarios les extorsiones, pero sería peor que matasen a la gente". "Entenderíamos que si este clima se instala en la sociedad, sería algo bastante negativo", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies