La Policía detiene finalmente a 13 personas en la operación contra SEGI en el País Vasco y Navarra

Actualizado 22/10/2010 12:22:32 CET

La Policía considera a los detenidos cantera de ETA y miembros del sector más radical que no ha renunciado a la violencia

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desarrollado esta madrugada una operación en el País Vasco y Navarra que ha permitido finalmente la detención de 13 personas, presuntamente integradas en la dirección de SEGI, la organización juvenil clandestina de ETA y considerada la cantera de la banda terrorista.

La operación ha sido desarrollada por funcionarios de las Brigadas de Información de Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Pamplona, coordinados por la Comisaría General de Información y bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción Números Tres y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

En Vizcaya, los detenidos son Imanol Beristain Gutiérrez, de 27 años, (en Barrika); Rubén Villa Esnaola, de 22 años,(en Sestao). En Bilbaro fueron detenidos Xabier Vidaurre Sanz, de 20 años, Xabat Moran Ruiz, de 24 años e Ikoitz Arrese Otegui, de 23 años. .

Por su parte, en Guipúzcoa fue detenido Beñat Lizeaga Urkidi, de 21 años, en la localidad de Zumaia. En Alava, concretamente en Vitoria fueron detenidos Marina Sagastizabal Emilio Yus, de 21 años, e Igarki Robles Martinez Del Campo, de 22 años.

En Navarra fueron arrestadas otras cinco personas. En Ansoain Ander Maeztu Arteaga, de 24 años; Imanol Salinas Ijurco, de 29 años, en Olazti. En Pamplona fueron detenidos Egoi Irisarri Alzueta, de 24 años e Ibon Esteban Scaloni, de 20 años, en Pamplona. Finalmente, en Burlada fue arrestado Xabier Arina Echarte, de 26 años.

Tras las detenciones, se están llevando a cabo registros domiciliarios y de distintos locales, en los que se está interviniendo documentación y soportes de almacenamiento informático. La operación sigue abierta y, en las próximas horas, los detenidos serán trasladados a Madrid.

KALE BORROKA

Según la Policía, la operación en la que han participado 300 agentes del Cuerpo Nacional de Policía, supone la desarticulación de la estructura de dirección de SEGI, organización que sigue constituyendo la cantera a la que sigue recurriendo ETA para regenerar su tejido militante y que continúa asumiendo la ejecución del terrorismo callejero, con algunas de cuyas acciones pudieran estar relacionados los detenidos.

De acuerdo con los datos obtenidos durante la investigación, SEGI mantiene una total identificación con los postulados más radicales del entramado criminal, considerando la violencia terrorista como un instrumento necesario e irrenunciable.