Prada apunta que la dificultad de acceso al vehículo de Estacio obliga a usar máquinas ante el riesgo de derrumbe

Actualizado 05/01/2007 12:52:37 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo y consejero de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, explicó hoy que la dificultad de acceso al vehículo en el que se encuentra atrapado Diego Armando Estacio ha obligado a los bomberos a usar máquinas porque la labor humana es insuficiente y existe un riesgo importante de derrumbe.

"Están evitando sacar cualquier piedra porque podría suponer el desplome inmediato de todas las plantas encima de las personas que están trabajando", afirmó. "Los técnicos han llegado a la conclusión de que tienen que trabajar en el frente que tienen abierto y están intentado hacerlo con la mayor rapidez posible, pero aún es un trabajo de horas", manifestó.

Así, en una visita a la zona del atentado en la T-4 de Barajas, Prada apuntó que la zona donde está el coche "es muy compleja", y "por delante es imposible acceder", por lo que son las máquinas las que están intentando sacar los escombros para poder acceder al vehículo.

En cuanto al detalle de los trabajos, Prada apuntó que "por la parte de atrás se puede apreciar el vehículo Diego Armando pero no se puede acceder a él porque se desplomaría las cinco plantas de hormigón". "Se tiene que intentar hacer los trabajos por el frente y la información que me señalan los técnicos es que durará muchas horas poder localizar a la persona", dijo, al tiempo que agregó que "hasta ahora podemos llevar el 50% del trabajo".

"Las máquinas están intentando quitar el amasijo de chatarra, cemento y hormigón", explicó, pero dijo que existe el riesgo de desplome ha llevado a apuntalar el lugar.

El responsable autonómico, que calificó la operación de "complicada y compleja", quiso hacer un reconocimiento especial a los bomberos "en nombre de todos españoles porque llevan 6 días trabajando con riesgo incluso de su vida" y solamente paran cuando encuentran un vehículo para su identificación.

Explicó que el trabajo de desescombro de las 40.000 toneladas existentes avanza continuamente, con 10.000 ya recogidas. En este sentido, apuntó "una vez se saque el coche, el proceso se acelerará".

Prada apuntó que desde que se localizó el Renault Clio donde se hallaba el joven ecuatoriano se sabía "que iba a ser una tarea difícil y que iba para largo".

"He querido venir a testimoniar el reconocimiento de la Comunidad de Madrid y el apoyo al cuerpo de bomberos, a las fuerzas de seguridad, a los operarios y a todas y cada una de las personas responsables de los trabajos, por su magnífica profesionalidad y buen hacer, con riesgo incluso de su vida, aquí desde hace ya seis días", declaró.

En este sentido, indicó que la Policía está trabajando en busca de pruebas, y por otro lado, todos los cuerpos de seguridad y de emergencias para encontrar a las personas desparecidas.

"Una vez que se retire el vehículo, serán los propios operarios los que decidan cómo es la forma de limpiar la zona y volver a la normalidad", planteó.

(