Los servicios de rescate construyen un canal para facilitar el acceso al coche de Estacio

Actualizado 05/01/2007 19:27:52 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de rescate que trabajan en la T-4 de Barajas están construyendo un canal entre los escombros para facilitar su acceso al coche de Diego Armando Estacio, donde sigue atrapado ya sin vida desde que se produjo el atentado del pasado 30 de diciembre, informaron fuentes de Emergencias Madrid.

Un bulldozer, dos palas excavadoras y una unidad de bomberos trabajan sin descanso en esta difícil labor, incluso "a mano", algo imprescindible para liberar el cuerpo sin vida de Estacio, atrapado dentro del Clio color blanco en el que se encontraba durmiendo en el momento de la explosión.

La labor se ha hecho especialmente minuciosa debido al importante peligro de derrumbe que presenta la zona, por lo que el trabajo se centra en sacar escombro y retener los laterales para que no se vengan abajo las toneladas de forjado acumulado. Por ello, todo indica que hasta la madrugada de hoy los bomberos no podrán acceder al cadáver.

"Estamos intentado abrir la escombrera como si se construyera un canal, con una anchura suficiente para que trabajen con comodidad los operarios de bomberos, los técnicos de la constructora y la Policía científica", indicaron a EP fuentes de Emergencias.

No obstante, los operarios desconocen todavía si, para liberar el cadáver, tendrán que sacar el vehículo del lugar o si, por el contrario, la operación puede realizarse allí mismo, tal y como se hizo en el caso de Carlos Alonso Palate, el otro ecuatoriano muerto en el atentado.

Durante la madrugada, el difícil acceso obligó a los bomberos a utilizar una cámara endoscópica facilitada por la Policía científica para comprobar que realmente se encontraba dentro del coche Estacio.

Así, se pudo comprobar que el coche está totalmente aplastado, hasta el punto de que el habitáculo está por debajo del parachoque trasero. Entre estos amasijos de hierros se ha formado una especie de jaula, de modo que el vehículo está prácticamente dividido por la mitad.

Desde que comenzaron las labores el pasado día 30 de diciembre, los bomberos han recuperado 266 coches y se han sacado 7.000 toneladas de escombro.