La viuda del edil del PP Indiano exige que Interior no conceda "clemencia" ni beneficios penitenciarios a Makazaga

Actualizado 20/10/2010 20:52:58 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Encarnación Carrillo, viuda del concejal del PP Manuel Indiano, asesinado por la banda terrorista ETA en 2000, ha asegurado que "nunca perdonará" el asesinato del edil y ha emplazado al Ministerio del Interior a no conceder "ninguna clemencia" ni a aplicar "privilegios" penitenciarios a Francisco Javier Makazaga.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha celebrado este miércoles el juicio contra Francisco Javier Makazaga, alias 'Txema', acusado de participar, junto con otros dos miembros de la organización terrorista, en el asesinato perpetrado el 29 de agosto de 2000 en la localidad guipuzcoana de Zumárraga.

"Tras diez años del asesinato de mi marido, la Justicia ha sentado en el banquillo a uno de sus asesinos, a los cuales digo alto y claro que nunca les perdonaré el asesinato de Manuel, como tampoco el dolor y daño causado a mi familia y a mi misma como consecuencia de tan vil asesinato", ha expresado Encarnación Carrillo en un comunicado.

Dicho esto, ha reclamado que caiga "todo el peso de la Ley" sobre los acusados de asesinar "a traición" a su marido, "sin darle la oportunidad de defenderse". "No se les debe de conceder ninguna clemencia", ha sentenciado.

KILÓMETROS PARA VISITAR LA TUMBA DE INDIANO

En esta línea, ha instado al Gobierno a no ceder al "chantaje" de los terroristas y ha rechazado que se pueda "mancillar" la memoria de Indiano "trapicheando con sus asesinos" después del papel que tuvo el concejal en la defensa de España.

La viuda del edil del PP también ha lanzado un mensaje a Instituciones Penitenciarias al reclamar que no se aplique "ningún privilegio" a Makazaga y que si se acuerda su prisión cumpla condena en la cárcel más alejada al País Vasco. "No me importa que los familiares de este asesino tengan que hacer cientos de kilómetros para ver a su hijo, ellos lo verán con vida, mi hija y yo hacemos también cientos de kilómetros para poner flores en una tumba", ha afirmado.

"Espero no tener que ver al ministro diciendo que este terrorista no es de ETA como lo ha hecho este verano con otros compañeros de pistolas del asesino de mi marido", ha concluido.