ETA.Batasuna advierte de que será la legalidad la que deba "adaptarse" a la "libre voluntad" de los vascos y no al revés

Actualizado 14/07/2006 14:20:30 CET

Cree que, pese a los "elementos contradictorios", existen "más motivos que nunca" para seguir apostando "por un escenario de paz"

BILBAO, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El dirigente de Batasuna Pernando Barrena advirtió hoy de que será la legalidad la que deba "adaptarse" y "acomodarse" a la "libre voluntad" de los vascos, y no al revés, porque, a su juicio, las leyes no pueden actuar "como un corsé". Además, se mostró convencido de que, pese a los "elementos contradictorios", existen "más motivos que nunca" para seguir apostando "por un escenario de paz".

En una entrevista a ETB, recogida por Europa Press, el representante de Batasuna reiteró su convicción de que la declaración del presidente del Gobierno anunciando el inicio de conversaciones con ETA "tiene un gran sentido, en la medida en que el respeto a la decisión de la ciudadanía vasca es una piedra angular a la hora de buscar un esquema de solución al conflicto político".

"En este país, realmente, hay un déficit democrático estructural importantísimo, que es que los ciudadanos vascos no hemos podido nunca decidir libremente nuestro futuro y, por tanto, hacer una declaración en esos términos, tiene una importancia enorme a la hora de buscar soluciones", dijo.

En su opinión, esa "libre voluntad para ser libremente expresada" debe otorgarse "sin ningún tipo de corsé" ni legal "ni de ningún otro tipo". "Es la legalidad la que, posteriormente, tendrá que adaptarse a la voluntad mayoritaria de vascos", indicó. Además, admitió que "quizás haya quien interprete que la legalidad es previa a todo eso", pero insistió en que, para "buscar recetas de solución hay que basarse en principios democráticos, no acomodar la voluntad de los vascos a la legalidad, sino que, si alguien lo necesita, acomode la legalidad a la voluntad de los vascos".

"La capacidad de decisión de la ciudadanía nunca puede estar limitada por esquemas legales o marcos legales previos, en cualquier circunstancia el marco legal tiene que considerarse como una garantía del ejercicio de esos derechos democráticos y no en absoluto como un muro de contención o cortapisa", manifestó.

Para Barrena, se pueden encontrar "maneras de hacer" que la capacidad de decisión de los vascos se exprese de esta forma, y pronosticó que "habrá que hablar de eso también en su momento". "Pero ahora corresponde avanzar hacia escenarios de reconocimiento de la capacidad de decisión y cómo se puede llevar a la práctica", agregó.

Además, admitió que "cómo la capacidad de decisión de los vascos se recoge en el ordenamiento jurídico español no es precisamente una de las mayores preocupaciones que tiene la izquierda abertzale ahora, sino garantizar que en el transcurso de ese proceso político de soluciones finalmente la ciudadanía vasca ve garantizado su derecho a decidir, porque es la piedra angular para hablar de una resolución del conflicto duradera".

"ESCENARIO DE PAZ"

El dirigente de Batasuna criticó que, en los últimos meses, haya habido acontecimientos que demuestran la existencia de "una de cal y otra de arena" si bien defendió la existencia de motivos para "seguir siendo optimistas". "Hay elementos estructurales de la situación políticas que permiten, de alguna manera, ser optimistas", dijo y aludió, en este sentido, a la declaración de Rodríguez Zapatero "subrayando el respecto a la decisión de los vascos libremente tomada".

Por esta causa, y aunque dijo tener constancia de que en el incipiente proceso de paz "hay muchos elementos contradictorios", consideró que persisten "motivos para la esperanza, para la ilusión y, sobre todo, más motivos que nunca para seguir apostando por un escenario de paz y respeto a todos los derechos para todos los ciudadanos de este país".

Barrena dijo no tener constancia de "compromisos" entre ETA y el Gobierno central pero sí que "de alguna manera, la actuación del Gobierno español desde la entrada en vigor del alto el fuego no se corresponde, de ninguna manera, con los tiempos políticos que está viviendo este país y, sobre todo, con los objetivos que se pretenden alcanzar con este proceso".

"No olvidemos que, si algo se quiere conseguir, es poner fin a un conflicto político que ya dura demasiado tiempo, que ha traído demasiado sufrimiento a este país, y actuaciones que estamos viendo en las últimas semanas, enfocadas desde el ámbito de la judicatura, ámbito policial etc, en absoluto contribuyen a que este proceso avance y llegue a buen puerto", señaló.

Además, rechazó la existencia de "coincidencias" en este tipo de situaciones, y aclaró que "aquí no hay ni jueces que van a su aire, ni temas que surgen por la iniciativa propia de alguien en concreto fuera de control de no sabemos qué".

"Hay que subrayar que el coste de todo este tipo de operaciones en lo que se refiere al descrédito y a la falta de confianza que puede surgir entre los diferentes agentes que toman parte en este incipiente proceso de soluciones, ese coste, en este momento, cabe imputársele al 'debe' político del Estado español", reprochó.

Sin embargo, reiteró que existen "suficientes elementos" para hablar de "un nuevo tiempo político, todavía incipiente" y agregó que "el principal objetivo tiene que ser llevarlo a una fase resolutiva".

"Ese nuevo tiempo político está abierto y el proceso tendrá carácter resolutivo cuando se pongan en marcha las dos mesas que tienen que llevar a cabo esa labor", indicó.

PORCENTAJE

Respecto a la forma en que se deberá dar por válida la decisión que surja de la mesa multipartita, se inclinó porque se haga mediante "mayorías cualificadas". "Alguien podría decir que con el 51% sería suficiente para un cambio de ese tipo, creo que es lógico pensar que un avance hacia un marco distinto al actual tendría que contar con una mayoría cualificada de los vascos", dijo.

A su juicio, los "interesados" en ese "gran cambio político" son los "primeros" que desean que esa "transición" no se produzca "bajo ningún tipo de ruptura social". "Es todo el país el que tenemos que tener en mente y este país es muy plural y está compuesto por visiones muy diferentes que tienen que ser tenidas en cuenta y respetadas para buscar un nuevo marco político", dijo.

LEGALIZACION

Barrena criticó la "gran avalancha mediática" existente respecto a que Batasuna pueda estar dando los pasos necesarios para su legalización. "Son -explicó- especulaciones que en todo momento estamos desmintiendo, porque no se ajustan a la realidad". Precisó que el partido ilegalizado es consciente de que "no hay seguridad jurídica ni política para ninguna expresión política mientras la ley de partidos esté en vigor".

"Nuestra postura es muy clara y muy realista a la vez: tanto desde el plano jurídico como el político es necesario un cambio en el marco legal. Es necesario una derogación de la Ley de Partidos para que Batasuna o cualquier otra formación puedan tomar iniciativa y hacer labor política en igualdad de condiciones", enfatizó.

Advirtió de que el PSOE "parece que se está resistiendo a este tipo de visión" que, según Batasuna, "va a ser la que va a imperar" porque "no hay solución alternativa alguna". En su opinión, el PSOE es "un partido un tanto curioso" porque "crea problemas cuando está en la oposición que luego no sabe resolver cuando está en el poder".

"En estos momentos el problema que creó de la mano del PP con esa colaboración necesaria que le prestó para la ley de partidos tiene que resolverlo a la mayor brevedad posible, y de una vez por todas, por la vía directa, más clara y que ofrece garantías, que es la derogación de la ley de partidos", insistió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies