El ex jefe de la policía local de Coslada represalió al escolta del alcalde por no informarle sobre sus movimientos

Actualizado 07/11/2008 17:41:01 CET

"Siempre miraré hacia atrás cuando salga a la calle", declara uno de los empresarios extorsionados por el ex jefe policial

COSLADA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El antiguo jefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez, que permanece en prisión provisional desde el pasado 13 de mayo, represalió al cabo Juan José Álvarez Pilis, antiguo escolta del alcalde del municipio, Ángel Viveros, por negarse a informar sobre sus movimientos a fin de que le tuviera controlado las veinticuatro horas del día. Pese a que Ginés le advirtió de que si no lo hacía le relevaría de sus funciones, el agente le desoyó y se sumó al bando de los compañeros que decidieron denunciarle por el acoso al que les sometía por desobedecer sus instrucciones.

Así lo contó Álvarez Pilis a los medios antes de comparecer como testigo ante el juez Eduardo Cruz Torres, que instruye el 'caso Coslada'. Este policía forma parte del grupo de agentes que pertenecen al sindicato CSI-CSIF, el primero que denunció años atrás los desmanes de Ginés y sus arbitrariedades en la toma de decisiones. También testificaron el ex sargento Gervasio Villaverde y el agente Roberto García Puente, que integran la misma sección sindical.

Estos tres agentes denunciaron a Ginés el pasado enero debido a que les atribuyó una serie de sucesos ocurridos como el incendio de un vehículo policial, la introducción de un animal muerto en un vehículo de un compañero o el envío de escritos anónimos contra la Jefatura Superior de Policía. Además, les acusó de utilizar la sección sindical para atacarle, en vez de atender los intereses de los afiliados. Este procedimiento se sigue en una causa aparte.

Antes de prestar declaración, Álvarez Pilis relató a los periodistas que Ginés le ordenó cuando era escolta de Viveros que debía de informar puntualmente sobre los pasos del regidor. Si lo hacía, le dijo, no tendría problemas a la hora de elegir turnos. Sin embargo, el cabo declinó su oferta. A partir de ahí, su jefe inició una campaña de acoso que comenzó relevándole de sus actuales funciones y prosiguió cambiándole a los peores turnos.

"Con Ginés era estar con él o estar en contra suya", apostilló Gervasio Villaverde en los pasillos de los Juzgados. Contó que el sindicato denunció sin éxito el asedio al que les cercaba constantemente Ginés por ir en contra de sus directrices. "Si no estabas con él, te apartaba de tus funciones. Ibas al alcalde y no te hacía caso. Ibas al concejal, y tampoco. Así, durante años", recordó el ex sargento, quien añadió: "Todos conocían las irregularidades que cometía Ginés".

El primero de los agentes en declarar fue Roberto García Puente, quien permaneció en la Sala durante cerca de cuatro horas. Debido a la extensión de su comparecencia, el magistrado interrumpió la declaración para seguir por la tarde. Al concluir, los abogados abandonaron la sede judicial, negándose a informar sobre las manifestaciones prestadas por Puerta. Uno de los abogados se limitó a contar que la declaración se centró en la relación del agente con Ginés.

"SIEMPRE MIRARÉ HACIA ATRÁS"

Asimismo, dos empresarios víctimas de las extorsiones y amenazas de Ginés comparecieron como testigos en virtud de las denuncias que interpusieron ante la Policía. "Yo siempre miraré hacia atrás cuando salga a la calle", apuntó a los periodistas Adrian Bratu, de nacionalidad rumana. Este vecino de Coslada tenía una cafetería en el municipio, con nombre 'Blanco y Negro', pero se vio obligado a cerrarla por las continuas inspecciones que le hacía la Policía Local.

Pese a tener los papeles en regla, la Comunidad de Madrid le impuso, a instancias del Ayuntamiento de Coslada, una sanción administrativa de 30.000 euros. Esta sanción se encuentra recurrida ante un Juzgado de lo Contencioso-Administrativo. Bratu cerró su local, pero reconoció que todavía "el miedo de Coslada no lo quita nadie".

Por otro lado, el instructor dejó el pasado martes en libertad provisional a Felipe G., uno de los cabecillas del 'Bloque' acusado de abusos sexuales a prostitutas. Al igual que a otros seis agentes, el magistrado revocó su situación de prisión preventiva al entender que ya no había peligro de fuga ni de que pudieran destruir pruebas debido a que la investigación se encuentra bastante avanzada.

DECLARACIÓN DE LOS POLICÍAS IMPUTADOS

Los siete policías locales ya excarcelados desfilarán de nuevo ante el instructor los días 14 y 24 de noviembre, y el 9 de diciembre. Estos agentes se encuentran en libertad provisional, con la obligación de comparecer cada quince días ante el juzgado más próximo a su domicilio.

La ronda de declaraciones proseguirá el 12 de diciembre. Ese día, testificarán varios empresarios que denunciaron ante la Policía las extorsiones a las que supuestamente les sometía el ex jefe de la Policía local y sus secuaces. También acudirá a los juzgados de Plaza de Castilla una mujer que sufrió una agresión por parte de uno de los agentes imputados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies