El ex jefe de la Udyco en Sevilla se acoge a su derecho a no declarar en el caso del robo de la droga

Juzgado de lo Penal en Sevilla
EP
Actualizado 26/01/2011 15:29:39 CET

Esta imputado por un posible delito de encubrimiento u omisión en la desaparición de 154 kilogramos de cocaína y heroína

SEVILLA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ex jefe provincial de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) del Cuerpo Nacional de Policía Francisco T., imputado por el Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla a cuenta de un posible delito de encubrimiento u omisión asociado a la desaparición de 154 kilogramos de cocaína y heroína en la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, se ha acogido este miércoles a su derecho constitucional de no prestar declaración, siempre en el marco de la comparecencia fijada por la juez Ana Escribano.

Este ex jefe de la sección provincial de la Udyco está imputado, concretamente, por el posible encubrimiento de los hechos o la supuesta omisión del deber de denunciar la desaparición de las sustancias estupefacientes en cuestión, con lo que fuentes del caso habían señalado a Europa Press que la imputación de Francisco T. no responde al robo en sí de la cocaína y la heroína. Francisco T., de cualquier manera, se ha acogido a su derecho constitucional de no declarar, según han informado este miércoles fuentes del caso.

Y es que el ex jefe de la Udyco ya había prestado declaración ante la juez instructora, Ana Escribano, si bien lo hizo sin que estuvieran presentes los abogados del resto de imputados, quienes por este motivo recurrieron ante la Audiencia Provincial al objeto de que la juez convocase de nuevo a Francisco T.

Conviene recordar que los dos principales imputados por el robo de la droga, como son el agente del Cuerpo Nacional de Policía en excedencia Lars S.M. y su supuesto cómplice, identificado como M.A.N., coincidieron en decir que fue el ya ex jefe de la Udyco quien solicitó a Lars que hiciera una serie de paquetes falsos al objeto de emplearlos en una operación antidroga que estarían llevando a cabo en colaboración con la Udyco de Madrid, aunque ambos aseveraron desconocer el destino final de los mismos.

En este sentido, Lars habría accedido a ello "para congraciarse" con F.T., con el cual "no se llevaba demasiado bien", tras lo cual el propio ex agente se puso en contacto con su supuesto cómplice al objeto de preguntarle si él, personalmente, podía hacerse cargo de elaborar estos paquetes falsos de droga "a cambio de favores", accediendo el imputado a ello, según las fuentes consultadas por Europa Press.

DOS CITAS PARA ENTREGAR LOS PAQUETES

De esta manera, y una vez que los paquetes --unos 50 o 60-- estaban elaborados, quedaron ambos imputados con el entonces jefe de la Udyco en un quiosco ubicado frente a la Jefatura, donde le dieron los mismo, que F.T. habría introducido en el interior de un vehículo Volkswagen Passat. Además, dijeron que en una segunda entrega le dieron el resto de paquetes, con la salvedad de que a esta cita F.T. no acudió solo, sino acompañado de una persona "con barba".

Hay que recordar, además, que la juez Ana Escribano ya rechazó imputar a Francisco T. por el robo de droga, pues tras una investigación "exhaustiva" centrada tanto en las comunicaciones como en el patrimonio del ex responsable de la Udyco, "no hay indicio alguno de su participación en el robo".

Por otro lado, la Fiscalía de Sevilla ya solicitó dos años de inhabilitación para empleo o cargo público relacionado con la seguridad pública para el ex jefe de la Udyco por no perseguir y favorecer supuestamente el tráfico de drogas por parte del clan de Los Barriga, en concreto por parte del matrimonio compuesto por J.C.M., conocido como 'El Barriga', y de su esposa, M.Y.C.V., para cada uno de los cuales el Ministerio Público pide cuatro años de prisión.

LOS HECHOS

El asunto, como se recordará, fue descubierto gracias a unos contra análisis practicados a la droga almacenada en los depósitos de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, donde el 5 de junio de 2008 se descubrió que unos 150 kilogramos de cocaína y heroína empaquetada en bolsas habían sido escamoteados y sustituidos por sustancias que a simple vista se asemejaban al material robado.

Los almacenes en los que se custodiaba la droga, usados casi exclusivamente por la Udyco, estaban cerrados con llave y las sustancias fueron sustraídas paulatinamente. Los investigadores de Asuntos Internos habían centrado sus sospechas en Lars S.M. dado su papel en la Udyco y su posterior solicitud de una excedencia, porque el ex agente abandonó el servicio para impulsar un negocio de compraventa de motocicletas y embarcaciones de recreo en Sevilla capital.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies