Ex ministro Piqué denuncia el uso "obsceno" de la Generalitat al servicio de un proyecto: "No sucedía desde 1934"

Josep Piqué
EUROPA PRESS
Publicado 29/03/2017 11:40:12CET

Dice que la CUP son "herederos de la FAI" y que el Estado ha "abdicado" de su responsabilidad en materia de educación en las CCAA

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El exministro y expresidente del PP catalán Josep Piqué ha denunciado este miércoles "la utilización obscena de instituciones que deberían ser de todos" y en concreto de la Generalitat de Cataluña, al servicio de "un proyecto político concreto". "Eso no sucedía desde octubre del 34 y hay que aprender de la historia", ha dicho, recordando la proclamación del Estado catalán por Lluís Companys.

En una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', recogida por Europa Press, ha explicado que lo novedoso del momento actual en Cataluña no es la existencia de partidos independentistas, que existirán siempre, sino que ahora el independentismo es el proyecto de las instituciones, y "hay que devolvérselas al conjunto de los ciudadanos".

Pero además, ha destacado que para el nacionalismo catalán tradicional era fundamental "evitar el desgarro de la sociedad catalana", mientras que ahora parecen haber asumido que éste es "inevitable".

Ello se suma a que también están dispuestos a saltarse la legalidad, porque el proceso es "disruptivo, casi revolucionario", especialmente dado el apoyo que le brinda la CUP. Es más, ha advertido de que para la CUP la independencia es sólo un "objetivo intermedio" puesto que su objetivo final es "romper con las estructuras" actuales, a modo de "herederos de la FAI republicana", ha dicho recordando al sindicato anarquista de la Segunda República.

CREE QUE LA CUP HARÁ MÁS ASALTOS

Respecto a la CUP, ha opinado que habrá más episodios como el asalto a la sede del PP catalán del pasado lunes: "No creo que sea un hecho aislado, en la estrategia de la CUP está la desestabilización y lo van a repetir, habrá que estar muy atento a la evolución de este fenómeno", ha dicho, y ha aprovechado para avisar a PDeCAT y ERC de que "con esos compañeros de viaje es mejor no seguir por este camino".

Piqué está convencido de que, "a cortísimo plazo", la confección del proyecto independentista "está condenado al fracaso y ellos lo saben", así que se verá "dentro de muy poco".

Con todo, ha dicho que en el medio y largo plazo hay que ser "realista" y tratar de "ganar la batalla política e ideológica", porque "el problema no se va a resolver" mientras no se vuelva a "ensanchar la base sociológica" de los catalanes favorables al proyecto de España.

Piqué considera que el Gobierno de Mariano Rajoy "está haciendo lo que debe" con Cataluña, aunque cree que anunciar partidas de inversión "ayuda" pero no debe ser lo central, sino más bien "una especie de oferta política global" para que los independentistas "de siempre y los sobrevenidos" entiendan "que España es un buen negocio para Cataluña" y que pertenecer a esa realidad política "que tiene varios siglos" es el mejor marco para desarrollar la libertad y la convivencia.

A su modo de ver, eso pasa "por un esfuerzo del Estado en las infraestructuras" que sea "coherente" con lo que se hace en el resto del país y también por una mayor presencia de las instituciones, de forma que se vea que el Gobierno o la monarquía lo son de todos los españoles, también de los catalanes.

Y es que, a su modo de ver, los sucesivos gobiernos españoles --incluidos aquellos a los que él perteneció, los de José María Aznar-- incurrieron en una "aceptación implícita" de un "cierto oscurecimiento de la representación de las instituciones y los símbolos del Estado en Cataluña", de manera que ahora esto es algo en lo que hay que trabajar.

En la misma línea, ha reconocido que el Estado y los sucesivos gobiernos centrales cayeron en "cierta abdicación" de su responsabilidad en materia educativa en las comunidades autónomas. Según ha explicado, aunque los Estatutos de autonomía se adjudicaron esta competencia --que en principio no estaba pensada para transferirse--, el Estado "se reservaba la alta inspección", cosa que probablemente se pensó para mantener cierta supervisión de los contenidos.

Así, ha llamado una vez más a aprender de los errores del pasado y ha apostado por el diálogo para intentar un acuerdo de contenidos mínimos en el sistema educativo

LO IMPORTANTE NO ES LA LENGUA, SINO EL CONTENIDO

Piqué tiene claro que la educación ha sido una "palanca" en la "construcción nacional" catalana, pero ha avisado de que, al afrontarlo, con frecuencia se ha puesto el foco en la lengua catalana, cuando "lo importante es lo que se explica, no la lengua en la que se dan esos conocimientos".

Otra de esas "palancas", ha dicho, han sido los medios de comunicación de titularidad pública, que "deberían estar al servicio de todo el mundo".

Piqué, que lleva casi 10 años fuera de la actividad política, ha lamentado el "error" que supuso, a su juicio, reformar el Estatuto catalán cuando no había ni demanda social ni consenso para ello: "Fue un posicionamiento por oportunismo político y cuando las cosas no empiezan por la sustancia sino por una oportunidad coyuntural acaban mal".

En su opinión, aquel fue un proceso "desgraciado" empezando por el compromiso "irresponsable" de José Luis Rodríguez Zapatero de que apoyaría la reforma que aprobase el Parlamento catalán, porque no respetaba la soberanía nacional. De hecho, el Congreso de los Diputados lo enmendó.

De eso también ha llamado a sacar lecciones, en el sentido de que para reformar una pieza clave de la arquitectura institucional hay que hacerlo con consenso, "o mejor no acometerlo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies