El ex presidente de Novagalicia dice que Ausbanc le chantajeó con 300.000 euros

Publicado 30/06/2016 11:56:57CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Novagalicia José María Castellano ha afirmado este jueves que la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) chantajeó a la entidad financiera con 300.000 euros y que denunció la extorsión ante la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), donde le dijeron que no podían hacer nada "corporativamente".

Así lo ha manifestado ante los medios de comunicación, tras salir de la Audiencia Nacional donde ha estado declarando durante unos 20 minutos ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, en calidad de testigo en la causa en la que se investiga a Ausbanc y Manos Limpias por presuntos delitos de extorsión y amenazas.

Castellano ha explicado que las extorsiones comenzaron después de que decidiese cancelar todos los contratos que tenían firmados con la asociación que preside Luis Pineda. Según ha relatado, cuando llegó a la presidencia de Novagalicia, recibió una carta y un artículo de Ausbanc en el que se hablaba de él de forma "muy positiva". Debido a que no conocía a la asociación, preguntó sobre ella y le dijeron que "tenía que tener mucho cuidado porque habían rumores" de que cobraban dinero a las entidades bancarias y "de fuera del sector".

Además, ha aseverado que las dos cajas gallegas -Caixa Galicia y Caixa Nova--- antes de fusionarse en Novagalicia sí pagaban una cuota a Ausbanc.

Tras estas advertencias y al tener en cuenta que la situación de Novagalicia era muy "complicada" en aquel momento por las cláusulas suelos y las preferentes, Castellano decidió cancelar todos los contratos. En ese momento, fue cuando el secretario del consejo y el director de comunicación recibieron el "chantaje" de 300.000 euros por parte de Ausbanc y cuando se comenzó a hacer una campaña de desprestigio del entonces presidente de la entidad.

"Yo no tengo nada que ocultar", ha subrayado Castellano, al mismo tiempo que ha dicho que este tipo de extorsiones con él "no funciona", aunque haya muchas más entidades financieras que llevasen incluso "20 años" pagando "cantidades muy importantes a estos señores".

No obstante, denunció los hechos ante la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), donde se le dijo que por sus "estatutos no podían hacer nada corporativamente" y que las decisión de pagar o no pagar a otra empresa dependían de la "propia política" del banco en cuestión.

Por otro lado, ha destacado que durante la época de las preferentes, él sufrió dos escraches en casa y prácticamente había gente "todos los días tocando el bombo delante de las oficinas" de Novagalicia, aunque ha reconocido que no sabe si estas manifestaciones eran organizadas por Ausbanc.

"ESTABA TODO MUY CLARO POR MI PARTE"

En cuanto a las declaraciones que ha hecho ante el juez Pedraz, ha enfatizado que ha ratificado lo que declaró ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y que sólo ha recibido "dos o tres" preguntas de la Fiscalía y lo mismo del abogado de Manos Limpias. "Estaba todo muy claro por mi parte", ha concluido.

Las declaraciones de Castellano se encuentran dentro de la ronda de interrogatorios que el juez instructor ha hecho a representantes de distintos bancos, entre ellos el ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, que acusó a su sucesor en la Presidencia de la entidad Rodrigo Rato de ceder a las extorsiones de Pineda para blindarse de las presuntas presiones que éste estaba haciendo tras no renovar unos servicios publicitarios.

Por otro lado, los directores de comunicación de BBVA, Javier Ayuso e Ignacio Moliner, declararon que la abogada de Manos Limpias en el caso Nóos, Virginia López Negrete, participó junto a Pineda en una "actuación concentrada" para presionar a la entidad que preside Francisco González, la cual se ha personado en el procedimiento como acusación particular.

Este jueves también declarará la ex colaboradora de Ausbanc y Manos Limpias Montserrat Suárez, en el marco del proceso abierto en el que se investiga si la asociación que preside Luis Pineda realizó prácticas intimatorias contra las entidades financieras para que le pagasen "cuantiosas" aportaciones económicas a cambio de no dirigir campañas de "desprestigio" o acciones judiciales contra ellas.

Ausbanc llegó a recaudar 38,9 millones de euros de las entidades financieras encubiertas como pagos por publicidad, estudios de mercado o patrocinios de jornadas. También recibió subvenciones y cuotas de socios a los que presionaba, aprovechando su confianza, para aparentar ser una "asociación de consumidores potente y poder acceder" a las ayudas públicas. De hecho, los investigadores han detectado presiones en los casos Nóos, Sabadell, Unicaja en los 'ERE' y Facua y creen que estas prácticas se han extendido hasta en Reino Unido, Colombia, Venezuela y EEUU.

Por ello, Pineda es investigado por los delitos de fraude en las subvenciones, estafa, administración desleal, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. Pedraz también atribuye los últimos tres delitos mencionados al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies