Expertos proponen mecanismos de relación sólo para CCAA y que creen que podrían ayudar a abordar el problema catalán

 

Expertos proponen mecanismos de relación sólo para CCAA y que creen que podrían ayudar a abordar el problema catalán

Publicado 20/03/2017 11:47:42CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Expertos en Derecho Constitucional plantean la posibilidad de regular la relación entre las 17 comunidades autónomas sin la participación del Estado, a través de foros y mecanismos de cooperación y decisión, una relación "horizontal" que sería otra vía para abordar el problema catalán.

Esta es una de las propuestas lanzadas en el VI Foro de la Autonomía celebrado esta semana en el Senado con representantes de las comunidades y en el que han participado diversos expertos que han reflexionado sobre el Estado autonómico.

"El obstáculo constitucional para las relaciones horizontales es importante", explica a Europa Press José Antonio Montilla, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada y coautor del sexto informe 'Valoración general del año autonómico 2016' junto a otros tres catedráticos de Constitucional, entre ellos Eliseo Aja, director del Observatorio de Derecho Público, organizador del Foro.

La propuesta, reivindicada por otros participantes en este encuentro, pasaría por una reforma del artículo 145 de la Constitución, el que prohíbe la federación entre autonomías, pero que podría permitir "relaciones de colaboración" y suprimir la obligación de que las Cortes Generales tengan que autorizar convenios entre autonomías. "Darle una redacción positiva, un mensaje constitucional positivo", afirma el catedrático.

LA PARTICIPACIÓN DE EUSKADI Y CATALUÑA

Montilla cree que una de las carencias de 40 años de desarrollo autonómico es la inexistencia de relaciones regladas entre las comunidades, de carácter horizontal y sin la participación ni tutela del Estado o de las Cortes Generales, lo que ha provocado a su juicio que no exista una "cultura de colaboración" entre autonomías.

Preguntado por el sentido de crear estos mecanismos cuando dos gobiernos autonómicos, el de Cataluña y Euskadi, no quieren participar sino una relación bilateral o independizarse, Montilla responde que si hubieran existido formas de colaboración ambas comunidades formarían parte de ellas.

"Al funcionar el sistema más o menos bien, ha habido miedo a tocar algunas piezas y el problema es que el efecto ha sido el contrario: no tenemos instrumentos útiles. Si los mecanismos de colaboración están ahí, al final estas dos comunidades van a participar", interpreta.

Montilla aclara sin embargo que el problema hoy con Cataluña tiene "otra dinámica diferente". "Esta reforma horizontal es necesaria para que funcione mejor el Estado autonómico y si funciona mejor, estaremos en mejores condiciones para abordar el problema con Cataluña. ¿Significa que con esto lo vamos a resolver? Pienso que no, pero contribuye", asegura.

REFORMA PARCIAL DE LA CONSTITUCIÓN

Eliseo Aja, director del Observatorio de Derecho Público y catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, explicó en el citado Foro que la Constitución de 1978 no previó esas "relaciones de colaboración", que han producido "que incluso los órganos que funcionan mejor tengan problemas para tomar decisiones".

Se refiere al Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que se sientan las 17 comunidades autónomas y el Gobierno, pero donde el Estado logra la mayoría absoluta en las votaciones con el apoyo sólo de una comunidad.

Tanto Aja como Montilla creen que se puede abordar una reforma de la Constitución pero puntual, en este caso del artículo 145, "que no necesita un procedimiento complejo". El primero plantea que, al igual que se ha creado un grupo de expertos del Gobierno y de las comunidades para reformar el sistema de financiación, se organice otro sobre cooperación.

UNA RELACIÓN VERTICAL

José Antonio Montilla entiende que la Constitución está redactada para mantener el control por el Estado de esas relaciones de colaboración entre autonomías, "más que para impulsarlas". Como ejemplo, recuerda que determinados acuerdos entre CCAA requieren la autorización de las Cortes Generales, según el artículo 145 de la Carta Magna.

Este experto explica que esta cultura "vertical" se debe también al propio proceso de descentralización del país, que se ha llevado adelante mediante la relación entre el Estado y cada comunidad, sin que se hayan creado lugares de encuentro entre gobiernos regionales como un Senado de representación autonómica, similar al alemán, o conferencias sectoriales de comunidades, sin participación del Gobierno.

José Antonio Montilla recuerda que en 2004, cuando comenzó la participación de las comunidades en los asuntos europeos, se decidió que una autonomía representase los intereses del conjunto. "Una comunidad tenía que llevar el mandato de todas, las convocaba de manera informal y allí establecían una relación horizontal que no ha existido más en España, porque en todos los foros está el Estado", explica.

"Se estableció una dinámica muy interesante que se diluyó, duró muy poco", agrega, y recuerda que el País Vasco, que decidió no participar inicialmente en este grupo, acabó por acudir "porque le interesaba defender sus intereses".

El catedrático opina también sobre la resucitada Conferencia de Presidentes, reunida el pasado mes de enero por Mariano Rajoy, y reivindica un formato similar al alemán. "Cuando quiere, el presidente del Gobierno convoca a los presidentes autonómicos. En Alemania, se reúnen los 'Länder' y lo hacen después con el canciller federal. Es la lógica opuesta, falta una lógica horizontal", reitera.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies