Un extrabajador de un banco suizo dice que no pedía explicaciones a Correa porque se basaba en la "confianza"

 

Un extrabajador de un banco suizo dice que no pedía explicaciones a Correa porque se basaba en la "confianza"

Publicado 01/03/2017 13:32:26CET

Dice que el funcionamiento de la oficina de Correa y la organización de los eventos del PP, eran datos "importantes" para fiarse de él

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un exempleado del banco suizo Cial Felix Gallego ha defendido este miércoles ante el tribunal que juzga a los 37 acusados por la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005) que antes de la crisis económica las entidades helvéticas se basaban en la "confianza" de sus clientes, entre ellos el 'cabecilla' de la red corrupta, Francisco Correa, y que no tenían la obligación de pedir explicaciones del origen de los fondos o de los movimientos que se hacían entre cuentas.

Gallego, que ha comparecido en el juicio como testigo, ha insistido en varias ocasiones que en la época en la que el líder de la Gürtel, Francisco Correa, su 'número dos', Pablo Crespo, o el exalcalde de Majadahonda (Madrid) Guillermo Ortega abrieron cuentas en Suiza no se pedían grandes justificaciones para verificar la actividad de los clientes.

"Antes los bancos suizos en particular no se ocupaban de si el cliente declaraba o no declaraba, no eran asuntos de los bancos. Hoy en día es una obligación", ha dicho. Asimismo, ha apuntado que desde el estallido de la crisis económica, "las cosas han ido evolucionando hacia más seriedad y controles".

Ha explicado que los clientes eran introducidos por una persona de referencia --en el caso de Correa y de Ortega fue el también acusado y considerado testaferro de la trama, Antonio Villaverde Landa-- y que era labor del banco "verificar que hacía esa persona ".

AGENCIA VIAJES Y ORGANIZACIÓN EVENTOS DEL PP, DATOS IMPORTANTES

Sobre Correa ha dicho que un día fue a su oficina en la calle Serrano de Madrid, donde le explicó sus actividades comerciales, que tenía una agencia de viajes y que "se ocupaba de la organización de los eventos del PP". "Para mí son datos importantes en el caso de conocer a un cliente", ha añadido.

Preguntado por la fiscal Concepción Sabadell si comprobó si estos datos eran correctos, el testigo ha contestado que "uno se basa en la confianza" y que, al tratarse de que era una cuenta personal, ver que existía una oficina en la que trabajaba gente, que "no estaba solo", ya le fue suficiente para no sospechar de él. Incluso ha precisado que las transferencias de dinero desde el país helvético a España, como las que hizo Correa, supusieron un índice de que éste "no tenía que esconder nada".

El gestor de patrimonio del banco suizo también ha señalado que Correa fue quien introdujo como cliente en el banco a Crespo, pero que cada uno tenía cuentas separadas y que nunca se les informó de los movimientos del otro: "Una cosa era el señor Correa y otra cosa era el señor Crespo, no se puede hablar de un cliente con otro", ha subrayado.

ENGAÑOS ANTES, AHORA Y DESPUÉS

"Cuando una persona quiere engañar a un banco, lo hacía antes, lo hace ahora y lo hará después (...) Por desgracia no podemos evitar que se nos meta una persona indeseable, parecían personas que no se escondían", ha destacado Gallego. Ante esta afirmación el abogado del Estado, Edmundo Bal, ha querido aclarar cómo la entidad bancaria helvética verificaba si los datos iniciales que aportaban los clientes eran verídicos.

El exempleado de Cial ha hecho hincapié en que si "presenta un amigo a otro amigo", se cree que no es un "delincuente" y que después trasladaba al banco toda la documentación que había obtenido. Bal le ha recordado que Ortega no informó en un primer momento de que ostentaba un cargo público y, por tanto, tiene la calificación de Persona Expuesta Políticamente (PEP).

En todo momento, ha constatado que no recuerda como se averiguó su condición de político y qué consecuencias hubo después, tales como hacer un seguimiento. "Hoy en día tiene otras formas de averiguar, puedes ir a Internet y ver si es PEP o no es PEP", ha defendido.

EL 'PITUFEO' DE LOS CLIENTES DE VILLAVERDE

Por otro lado, Gallego ha enfatizado que las gestiones de Villaverde para llevar las cuentas de su "círculo" de clientes a Suiza, se enmarca en que él les prestaba el servicio de asesoría privada.

El abogado del PSOE valenciano, Virgilio Latorre, se ha interesado por las transferencias de pequeñas cantidades o fraccionadas que hacía Villaverde entre las cuentas de sus clientes, lo que ha denominado como "pitufeo". Gallego sólo ha dicho que no había nada extraño en esos movimientos y que era un "favor" que hacía el asesor a sus clientes porque ellos se lo pedían.

Precisamente, otra testigo que ha comparecido hoy, que era cliente del asesor financiero, ha explicado que una vez que necesitó sacar dinero del banco helvético, el gestor le facilitó este dinero en efectivo haciendo una transferencia desde su cuenta a otros clientes desconocidos y éstos les daba la cantidad en metálico.

Esta mujer ha afirmado que tenía "plena confianza" en Villaverde y que fue éste quien le aconsejó que llevase el dinero que percibió de su familia en Marruecos a Suiza.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies