Familia de un joven de Jaén encontrado muerto en 2008 en Granada pide entrevistarse con el ministro de Interior

 

Familia de un joven de Jaén encontrado muerto en 2008 en Granada pide entrevistarse con el ministro de Interior

Concentración Asociación Justicia para Javi
EUROPA PRESS
Actualizado 07/05/2013 15:28:56 CET

GRANADA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

La familia del joven jiennense Javier Joyanes, que fue encontrado sin vida en una zanja en septiembre de 2008 tras asistir a la boda de un amigo en La Calahorra (Granada), se ha concentrado ante la Subdelegación del Gobierno de Granada para reclamar una entrevista con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

La tía de Javier, como portavoz de la plataforma 'Justicia para Javi', ha leído este martes ante los periodistas un comunicado con el que ha recordado la reunión que mantuvo la familia el pasado 17 de enero con el subdelegado del Gobierno, Santiago Pérez, que se comprometió entonces a facilitarles esa entrevista, ante su solicitud de que se llevara a cabo una investigación "exhaustiva" sobre la muerte del joven, y que ésta fuera realizada por la Policía Nacional en lugar de por la Guardia Civil.

La familia reivindica que el caso de la muerte de Javier no fue un mero accidente, y para ello esgrimen como prueba el informe realizado por un médico forense, Luis Frontela, que acredita que fue atropellado y que incluso llegó a ser trasladado a otro lugar distinto al del accidente "donde lo tiraron para dejarlo morir".

"Esa verdad irrefutable no alcanzamos a comprender cómo puede ser obviada en vía judicial, denegándose todos nuestros intentos de acreditarla", ha indicado la tía del joven, quien ha agradecido al Ayuntamiento de Jaén la declaración institucional en apoyo a la investigación judicial y policial de la muerte y a la detención del presunto responsable.

Según ha sostenido, la familia prefiere que sea la Policía Nacional la que investigue lo ocurrido "ante la suficiente investigación llevada a cabo por la Guardia Civil", que se ha producido siempre "a instancia de las averiguaciones paralelas efectuadas por nuestra partes, y sin querer moverse de la versión oficial".

El caso fue archivado por el Juzgado de Instrucción 2 de Guadix hasta en dos ocasiones y está pendiente de tres recursos en la Audiencia Provincial de Granada: el primero para pedir un cambio en el grupo de investigación, y que sea la Policía Nacional y no la Guardia Civil la encargada; solicitando que la muerte se tramite como muerte homicida y posible asesinato; y para que declaren en sede judicial todos los testigos posibles de lo ocurrido.

Los padres, Maximiano Joyanes y Maribel Castilla, se concentraron el pasado mes de febrero ante la Audiencia, convencidos de que su hijo no falleció a consecuencia de un accidente, sino que "lo dejaron con vida en la rambla" después de ser atropellado.

Ellos han defendido siempre esa tesis, refrendada por los informes forenses, que apuntan a que el joven, un ingeniero informático de 27 años que iba a comenzar a trabajar en Madrid a los pocos días, presentaba unas lesiones en la cadera compatibles con un atropello y heridas en tobillos y muñecas que acreditarían que fue transportado al lugar en el que fue hallado por al menos dos personas.

El informe realizado por prestigioso forense Luis Frontela constata que el joven fue golpeado por un vehículo y que no murió como consecuencia de una caída accidental por un terraplén de cinco metros de altura, donde fue hallado el cadáver, en contra de lo que apuntan los informes de la Benemérita.

El informe de Frontela indica que la víctima fue atropellada por un coche cuando volvía a su hotel desde un salón de bodas poco antes de las 5,00 horas del 7 de septiembre de 2008. Según este documento, el vehículo le golpeó por las piernas, lo lanzó a la calzada y le pasó por encima. "El cuerpo quedó en el suelo en posición de cúbito lateral izquierdo y el vehículo que causó el atropello pasó por encima del cuerpo".

Además, el perito asegura que "al menos dos personas" se encargaron de transportarlo hasta dicho terraplén en un coche casi con total seguridad, si bien dejaron marcas en muñecas y tobillos al hacerlo. Es más, considera que eran personas "conocedoras del terreno" las que arrojaron a la víctima a la rambla.

Hasta la fecha, en el caso no hay imputados. La autopsia del Instituto de Medina Legal señalaba que había muerto por una caída, estableciéndose que el fuerte golpe que sufrió sobre una cadera destrozó al joven. De su lado, la Guardia Civil consideró que el joven salió de la boda bebido, se despistó en el camino hacia el hotel, atravesó un barbecho y acabó cayendo por una zanja cuando iba a oscuras y hablando por el móvil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies