Feijóo apela ante el Rey a la unidad de una España "constitucional" que salvaguarda a Galicia de "privilegios egoístas"

Actualizado 06/10/2015 13:17:12 CET

Reivindica que la "idea de pertenencia forma círculos concéntricos" que "sólo son hostiles en las mentalidades pequeñas"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha reivindicado ante el Rey Felipe VI la unidad de España, una España constitucional en la que la "singularidad" de la Galicia del siglo XXI se siente "protegida" y que "salvaguarda" de "privilegios egoístas", además de permitir a los gallegos "ser" lo que quieren "ser".

"Esa España la vemos en usted, Majestad, como antes la vimos en el Rey Don Juan Carlos", ha trasladado Feijóo, antes de hacer entrega del título de embajador vitalicio del Camino de Santiago a Felipe VI, quien recogió "con verdadera emoción y profundo respeto" esta distinción.

En su discurso, el presidente gallego ha proclamado que el acceso de Felipe VI a la Jefatura del Estado es la prueba de que "continuidad y renovación no están reñidas", un binomio que permitió a España recorrer una "fecunda etapa" democrática, "superando los obstáculos que se presentaron en su andadura".

Con la vista puesta "en el presente y en el futuro", ha manifestado su convicción de que los españoles se sienten "seguros" ante los nuevos desafíos.

"Bajo discrepancias que en ocasiones se antojan profundas, late la unidad más profunda aún del pueblo español, dispuesto a salvaguardar lo que logramos entre todos", ha aseverado.

EL ESPAÑOL QUE NACE NO CORRE PELIGRO DE QUE SE LE HIELE EL CORAZON

Feijóo ha señalado al Camino como "origen y esencia" de la España de hoy. A su entender, "en parte" se le debe al Camino que "aquellas palabras dolientes del poeta que se referían a España como 'peregrina a ningún lugar' (del poema España Camisa Blanca, de Blas de Otero), se transformen en otras muy distintas".

"La España en la que reináis sigue siendo peregrina, pero define su itinerario y se siente acompañada por la gran comunidad de naciones libres de Europa y del mundo. El español que viene al mundo no corre ya el peligro de que le hiele el corazón un bando o el otro. Será libre, en una nación libre y unida", ha proclamado.

Dicho esto, ha rememorado las palabras del Rey en la Ofrenda al Apóstol de 2014, cuando éste afirmó que en una España "unida y diversa" caben "todos los sentimientos y sensibilidades, todas la formas de ser español".

"La nuestra, Majestad, es ser gallegos y estar modelados por una cultura que enriquecen dos lenguas porque, en la Galicia de los mil ríos que definió Cunqueiro, no hay cabida para que una de nuestras identidades se sienta perjudicada por la otra", ha trasladado.

"CÍRCULOS CONCÉNTRICOS"

Feijóo ha transmitido al Rey que es el Camino, que ha representado y "seguirá representando" ahora como embajador, el que "enseñó a Galicia a ser como es".

"Nos enseñó que la idea de pertenencia forma círculos concéntricos que solo son hostiles en las mentalidades pequeñas", ha proclamado, para concluir que esa "singularidad de la Galicia del siglo XXI se siente protegida en una España constitucional" que salvaguarda de "privilegios egoístas" y permite a los gallegos ser lo que desean "ser".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies