Feijóo apuesta por "fortalecer" las agrupaciones transfronterizas como nueva vía para captar fondos europeos adicionales

FOTOGRAFÍA DO PRESIDENTE DA XUNTA DE GALICIA, ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO, NA ROLDA DE
XUNTA/Bernal Revert
Actualizado 27/01/2011 14:42:07 CET

La presidenta del Comité de las Regiones, cuyo Pleno aprobará el 'dictamen Feijóo', defiende dar a la propuesta "carácter político"

BRUSELAS, 27 Ene. (De la enviada especial de Europa Press, Susana Rodríguez) -

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apostado este jueves por "consolidar y fortalecer" en el derecho comunitario las agrupaciones europeas de cooperación transfronteriza (AECT), con el fin de que las eurorregiones cuenten con un instrumento específico "con personalidad jurídica propia" para captar financiación adicional europea, ante la previsible caída de los fondos estructurales en el nuevo presupuesto comunitario 2014-2020.

Así lo refleja el dictamen de iniciativa sobre 'Nuevas perspectivas para la revisión del reglamento AECT' que Núñez Feijóo defenderá esta tarde ante el Pleno del Comité de las Regiones (CdR), órgano que, previsiblemente, dará luz verde definitiva a este informe. Según constata el documento, será la Comisión la que presente al Parlamento Europeo la aplicación del reglamento, junto con propuestas de modificación, si procede.

A la espera de su debate en el Pleno, el máximo mandatario gallego ha profundizado en el contenido de un informe elaborado tras un arduo periodo de consultas y en base a la experiencia de la AECT Galicia-Norte de Portugal. Lo hizo en una rueda de prensa conjunta con la presidenta del CdR, Mercedes Bresso, en la que destacó el interés de la Xunta por "consolidar" una fórmula común "válida" para todos los estados y regiones conforman la Unión.

El objetivo último sería aprovechar la personalidad jurídica de las AECT para solicitar fondos e implementar programas y proyectos de interés para los vecinos de las regiones europeas que decidan agruparse. "Queremos estar a la vanguardia de la cooperación y tenemos que recuperar el liderazgo", ha proclamado Feijóo, antes de insistir en el "valor" de este instrumento para ser "útiles" a los ciudadanos en la captación de fondos y en la prestación de servicios.

"Defendemos las AECT como instrumento operativo de primer nivel", ha sentenciado el presidente gallego, antes de incidir en las puertas que abre la "primera institución jurídico-comunitaria" en materia de cooperación territorial como nueva vía de financiación para intentar compensar --junto con las ayudas transitorias que demanda la Comunidad-- la pérdida de fondos estructurales después de 2013. "Galicia va a dejar de ser objetivo uno (de convergencia), pero no puede pasar a ser objetivo cero", ha advertido.

"PLUS DE EFICIENCIA"

En este sentido, el documento que defenderá Feijóo suscribe que se implanten "estímulos" como la previsión de un programa específico, dotado de financiación comunitaria, imputable al Feder, que contribuya a fomentar la constitución de AECT "de nueva planta", o la reconversión de proyectos de cooperación "en perspectiva" que se gestionen mediante "las viejas fórmulas convencionales".

También avala la "inclusión" en las convocatorias lanzadas por la Comisión de "un plus de eficiencia" en la valoración de los proyectos que se le presenten cuando conlleven la creación de una AECT y una previsión de perdurabilidad cuando concluya el propio proyecto. Todo ello, con el reto de "fomentar la institucionalización" de una cultura cooperativa a medio y largo plazo.

Del mismo modo, defiende la "idoneidad financiera y económica" de canalizar "voluntariamente" a través de las AECT, entre otros instrumentos de cooperación territorial, los programas o proyectos de cooperación territorial "financiados por la Unión". En todo caso, deja claro que el "criterio fundamental" para obtener cofinanciación debe ser "la calidad" de cada propuesta presentada.

En el apartado de observaciones generales se enfatiza que la cohesión económica, social y territorial favorece que todos los Estados y entes territoriales se encuentren en mejores circunstancias para afrontar los desafíos que implica "la globalización" para una Europa que --constata-- pierde peso demográfico y económico "de forma acelerada" en la escena internacional.

Además, erige la AECT en "respuesta jurídico-comunitaria" a la institucionalización de la cooperación territorial de la Unión. Todo ello, eso sí, "sin perjuicio" de que las entidades territoriales europeas elijan "libremente" otras fórmulas "alternativas" con o sin personalidad jurídica, pero que no serían "genuinamente comunitarias, sino internacionales".

"CARÁCTER POLÍTICO"

En la línea con lo manifestado por el presidente de la Xunta, Mercedes Bresso ha subrayado la importancia de dar a esta propuesta de agrupación "un carácter político" a la hasta ahora "red técnica", explicando a las regiones que muestran ciertas reservas su carácter voluntario y que "no hay nada que temer, sino mucho que ganar".

En este escenario, se ha hecho eco de varios puntos del dictamen y ha señalado para "mejorar" es necesario acometer cambios. En primer lugar, ha defendido la aplicación "coordinada" del reglamento para evitar problemas jurídicos "de difícil situación" y también ha abogado por dar a conocer la figura a los ciudadanos.

"Deben ser conscientes de la existencia de una AECT en su territorio, su objetivo no es sólo burocrático, también se busca que haya debate", ha explicado Bresso, quien ha alertado del número reducido de AECT que se han creado y ha aludido a algunos "obstáculos" que reproduce el dictamen como la compleja tramitación y las dificultades para la contratación de personal.

SIMPLIFICAR LOS TRÁMITES

Para hacer frente a esta problemática, el dictamen apoya que la Comisión Europea, que debe presentar la propuesta de revisión del reglamento, proponga medidas "prácticas" que permitan rebajar los "largos" períodos de tramitación existentes y que no siempre pueden "ser suplidos" por medio del recurso al silencio administrativo positivo.

Incide, de este modo, en la conveniencia de que todas las autorizaciones nacionales pertinentes se propongan a la vez, "en un acto único", y tras un "sincrónico, conjunto y coetáneo" diálogo directo "muy cercano" con todos los promotores.

Además, acredita que sólo "un número limitado" de las AECT constituidas gestiona programas o proyectos de cooperación territorial cofinanciados con cargo a fondos comunitarios. Por ello, considera que el CdR debe efectuar "un análisis riguroso" de cuáles han sido las razones del "desequilibrio" que se produce entre las expectativas y la realidad. Al tiempo, insta a proponer las medidas precisas para subsanar "esas deficiencias".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies