Feijóo insta a Quintana a "hablar con su jefe" Touriño antes de sugerir limitar el voto exterior para evitar "paranoias"

Actualizado 22/10/2007 16:55:49 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, recomendó hoy al vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, que antes de plantear limitar el voto de los nietos de emigrantes "hable con su jefe", en referencia al mandatario gallego, Emilio Pérez Touriño, para consensuar una propuesta conjunta.

Según Feijóo, este acuerdo evitaría la "cierta paranoia" que detectó en el bipartito después de que Quintana anunciase una "batalla" para restringir a las generales el concurso de las terceras generaciones que residen en el exterior, pese a que el secretario xeral de Emigración, el socialista Manuel Luis Rodríguez, garantizó que este colectivo podrá participar en las autonómicas de 2009 a partir de la nacionalidad a la que podrán acceder dentro de un año.

Tras una reunión con su grupo parlamentario, el líder de la oposición recordó al número dos de la Xunta que "no sólo es dirigente político --del BNG--, sino que también es vicepresidente" y, en consecuencia, no puede actuar "el fin de semana como oposición y por semana como vicepresidente de un gobierno solidario y unido".

Además, advirtió a los socios del bipartito de que con el voto de la diáspora "conviene hablar en serio" y, en consecuencia, les reclamó un planteamiento conjunto, "no propuestas dispares el fin de semana", para que se pueda "abrir una reflexión".

POLÍTICAS DE ESTADO.

En este sentido, recordó que las políticas articuladas para el colectivo exterior "afectan a todos" y, por ello, apeló a asumirlas como una cuestión "de Estado, no por parroquias". "Cuando Touriño y Quintana hablen entre sí, el PP estará a la altura de las circunstancias", sentenció, tras lo que apeló a "hablar de los emigrantes con el respeto que merecen".

Así, insistió en recomendar a Quintana que "no olvide que es vicepresidente de Touriño" y que, por esta condición, "lo que sería razonable es que antes de ponerse con charlas de fin de semana hablara con su jefe". "Porque Galicia vive en un estado de cierta paranoia", añadió.

Por último, Feijóo declaró que "fue una pena" que el vicepresidente no hubiese reivindicado este posicionamiento en el Pleno de la semana pasada, en el que Touriño propuso abrir un debate para "revisar" la participación electoral de la diáspora.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies