Felipe González dice que la ausencia de Lula como candidato en Brasil es un problema para el sistema democrático

El socialista Felipe González
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 11/04/2018 23:18:23 CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno Felipe González ha defendido este miércoles que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado desde el domingo por un presunto caso de corrupción, debería poder concurrir a las elecciones el próximo mes de octubre.

En un comunicado remitido a los medios, el expresidente español ha subrayado que la ausencia del líder Partido de los Trabajadores (PT), favorito en las encuestas para alzarse con la victoria en las Presidenciales de Brasil, es "un problema de gran entidad y trascendencia" para el "sistema democrático".

Así, ha recalcado que el expresidente brasileño, condenado a 12 años de prisión por corrupción en segunda instancia, debería poder concurrir a las elecciones "mientras una sentencia firme no limite sus derechos", a pesar de admitir que conoce "la ley de 'ficha limpia'" que el propio Lula introdujo en 2010, en referencia a que un candidato no puede contar con condenas judiciales.

En esta línea, ha recordado que Lula, que estuvo al frente de Brasil entre 2003 y 2010, "nunca ha cuestionado el sistema constitucional" brasileño. "Al contrario, la alternancia que supuso su triunfo electoral y sus dos periodos presidenciales, reforzaron el sistema. Sin hablar de su tarea interna e internacional como el presidente más popular y con mayor proyección de Brasil en el mundo", ha apostillado.

González, que ha resaltado la condición de "amigo" que le otorga a Lula, ha puesto en valor la importancia de Brasil como "país clave" para América Latina y la comunidad de países emergentes "con un papel creciente en el orden (o desorden) mundial" para trasladar su deseo de que supere su crisis política y "vuelva a jugar el papel que le corresponde".

"Por eso creo que la exclusión de Lula de la competencia electoral dejaría en orfandad representativa a una parte significativa de la ciudadanía brasileña y podría dificultar la superación de la crisis política", ha defendido González, que ha recordado que también vivió con "grave preocupación" la destitución de Dilma Rousseff en 2016, cuando él llevaba la Cátedra Jose Bonifacio en la Universidad de Sao Paulo con el título 'Crisis de Gobernanza de la Democracia Representativa'.