Fernández Díaz (PP) asegura que no pide sanciones para Gallardón, pero dice que "todo se acaba pagando" en democracia

Actualizado 31/07/2006 15:01:11 CET

"Si un dirigente político quiere hacer su campaña personal con estos asuntos apareciendo como más progre, es su problema"

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PP por Barcelona, Jorge Fernández Díaz, aseguró hoy que cuando habló de consecuencias políticas después de que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, oficiara un matrimonio entre homosexuales no se refería a sanciones sino a "consecuencias políticas" y argumentó que "esas cosas, al final, se acaban pagando en una sociedad democrática".

En declaraciones a la Cope, Fernández Díaz manifestó que se dice que hay que cumplir la ley "y hay que cumplirla", pero consideró que que se debe hacer es delegar la celebración "de esas ceremonias en concejales y, por supuesto, haciéndolo con discreción". "En el momento --agregó-- en el que, en lugar de hacerlo así, lo hace uno personalmente y demás anunciándolo a bombo y platillo y convocando a los medios de comunicación e invitando a tu partido, lo conviertes en un acto político".

"Yo mismo dije que una decisión de estas características de deslealtad política debe tener consecuencias políticas, pero yo no estaba pidiendo sanciones. No creo que estos asuntos se puedan resolver ni se deban resolver con expedientes disciplinarios, lo que digo es que tiene consecuencias políticas en la medida que Gallardón, como todos los alcaldes del PP, es del PP. El 99 por ciento de los votos son de tu partido... esto tiene consecuencias políticas. Y por tanto, esas cosas al final se acaban pagando en una sociedad democrática". Apuntó que "sólo hay que ver los resultados" de la acción del alcalde: "ahora quien le está apoyando es el señor López Garrido".

Según Fernández Díaz el PP "no ha pasado por el aro de lo que quería el señor Zapatero, que es modificar una institución básica como es el matrimonio. Ha tenido su debate político, ha tenido su tramitación. Y a partir de aquí si un dirigente político quiere hacer su campaña personal propia con estos asuntos apareciendo como más progre o más moderno es su problema. Pero no es problema ni del partido ni de los votantes del partido".

Respecto al recurso presentado por los 'populares' contra el Estatut, aseguró que "no va contra nada ni contra nadie, mucho menos contra los catalanes. Va a favor de la Constitución y de la defensa de la legalidad y de los principios constitucionales que nos ha permitido estabilidad política, económica y social sin precedentes en esta reciente historia".