Jordi Pujol asegura que el modelo vulnera el Estatut

 

Jordi Pujol asegura que el modelo vulnera el Estatut

Actualizado 20/07/2009 15:57:54 CET

BARCELONA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol apoyó hoy los argumentos de los dirigentes de CiU en contra del nuevo modelo de financiación al considerar que incumple el Estatut, lo que no permitirá afrontar a largo plazo las políticas económicas y sociales de los catalanes.

En una declaración institucional del ex presidente y sin aceptar preguntas, expuso siete puntos en los que desgranó su posición contraria al nuevo modelo, y dejó claro que lo hacía a nivel personal ante un tema de "gran y especial" trascendencia.

Afirmó que, pese a desconocer la cifra exacta del acuerdo --que recordó que se deriva de un Estatut "sensiblemente" recortado pero mejor que el anterior--, el nuevo modelo "ni en la mejor de las hipotesis daría la mejora sustancial y definitiva que el Estatut tenía que significar".

"Si después de tantos recortes Cataluña acepta que la financiación no se ajuste al Estatut, ¿cómo podremos defender nuestro derecho?", preguntó.

El que fuera artífice junto con el ex presidente del Gobierno José María Aznar del modelo de 2001 vigente hasta ahora, consideró del todo lógico y de justicia alinearse con los actuales dirigentes de la federación, Artur Mas (CDC) y Josep Antoni Duran (UDC), al reclamar el cumplimiento del Estatut. Ratificó así lo que se acordó en la reunión extraordinaria del comité ejecutivo de CiU el 14 de julio.

Citó su experiencia como presidente de la Generalitat para afirmar que sabe lo que es negociar con el Gobierno y a expensas de las actitudes políticas y emocionales de toda España, por lo que dijo comprender las dificultades que han encontrado el presidente catalán, José Montilla, y el conseller de Economía, Antoni Castells.

"También sé por experiencia qué significa negociar con el agua al cuello, y tengo suficiente sentido de la responsabilidad para no dejarme arrastrar por la crítica fácil", añadió Pujol, que advirtió del peligro de que la opinión pública no dé importancia a que se incumpla el Estatut en favor de una ganancia económica.

Esto --manifestó-- equivaldría a una grave falta de visión política y de país, alegando que lo que cuenta para ganarse el respeto político y económico es cumplir el ordenamiento jurídico e institucional. "No se puede construir un país a base de subastas y habilidades puntuales, sino sobre un entramado sólido de leyes fundamentales", dijo.

"Si esto no es respetado por los de fuera y defendido por los de dentro --remarcó--, no tendremos un futuro colectivo estable y realmente constructivo".

Tras un proceso "extenuante", señaló que entiende que por desconcierto o cansancio haya personas dispuestas a aceptar este acuerdo o cualquier otro, aunque vulnere el Estatut. Sin embargo, dijo que también debe entenderse y hasta agradecer que haya quien quiera asumir la responsabilidad de exponer este incumplimiento en aquellas disposiciones que deben asegurar la competitividad y el crecimiento de la economía y el ascensor social de los catalanes.

En alusión expresa a CiU, defendió que quien piense que el acuerdo vulnera el Estatut y no resuelve los problemas de Catalunya "debe tener el coraje de decirlo, pese a que esto le provoque críticas".

En su opinión, los argumentos del Govern para defender la bondad del acuerdo "no sólo son discutibles en relación al futuro, sino que tergiversan seriamente el que ha sido la historia de la financiación desde hace muchos años".

"A lo mejor, esto requerirá alguna nueva explicación a fin de evitar la deformación de lo que ha sido esta historia. Pero esto tendrá, si llega el caso, un tono mucho más propio del debate político que el que deseo dar en esta declaración", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies