El fiscal jefe cree "improcedentes" las declaraciones del PP sobre el caso de Alhaurín y pide un mínimo respeto

Actualizado 26/06/2007 15:37:12 CET

Dice que "por supuesto no se ha recibido ni directriz ni instrucción ni sugerencia alguna de ningún responsable político"

MÁLAGA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal jefe de la Audiencia de Málaga, Manuel Villén, calificó hoy de "improcedentes" y de "descalificaciones absolutas" las declaraciones realizadas en los últimos días por miembros del PP respecto al caso de corrupción en el municipio malagueños de Alhaurín el Grande, por lo que pidió a los responsables populares "un mínimo respeto a instituciones básicas del Estado", en este caso al juez, la Fiscalía de Málaga y el Cuerpo Nacional de Policía.

Villén mostró su "sorpresa" ante las manifestaciones hechas este fin de semana, entre otras personas, por la diputada nacional Celia Villalobos, quien criticó "la manipulación y la utilización política de los fiscales y de la Policía por parte del PSOE" y estimó que "la fórmula utilizada por la Fiscalía en Alhaurín el Grande y en los ayuntamientos gobernados por el PP es una manipulación absolutamente política".

En este sentido, el responsable de la Fiscalía malagueña consideró que son declaraciones "aventuradas" puesto que se trata de unas diligencias que están en secreto y reseñó que "en modo alguno existe alguna intencionalidad política". Señaló que existen "todo tipo de recursos, que se utilizaron y se desistió de ellos" y apuntó que "se pueden formular críticas pero no descalificaciones".

"Aunque hay que asumir las críticas, en este caso se trata de descalificaciones totales y absolutas al Cuerpo Nacional de Policía, al ministerio fiscal y también al Poder Judicial, al menos a un juez", precisó el fiscal jefe, quien insistió en que "son declaraciones improcedentes y creo que es el término más prudente que puedo utilizar".

Explicó que la causa no ha sido asumida por el momento por la Fiscalía Anticorrupción y precisó que la Fiscalía de Málaga "no ha recibido ninguna instrucción de la Fiscalía General del Estado, que sería totalmente legítimo".

Asimismo, indicó que "por supuesto no se ha recibido ni directriz ni instrucción ni sugerencia alguna de ningún responsable político, sea del partido que sea, la cual no se atendería ni se escucharía, porque sería totalmente ilegítimo". Recordó, además, que las detenciones fueron ordenadas por un juez y por tanto "es un procedimiento judicial".

En este sentido, reconoció su preocupación ante la posibilidad de que "los ciudadanos puedan pensar que el fiscal puede sentirse presionado o influido por estas declaraciones", a lo que aseveró que "de ninguna forma ocurrirá, la actuación del ministerio público no se va a mover un ápice y seguirá tratando de cumplir la función que le corresponde".