El fiscal mantiene su petición de 8 años de cárcel para dos yihadistas por defender matanza de infieles para ir al cielo

Contador
Publicado 15/02/2018 14:13:39CET

Su defensa pide la absolución porque no buscaban adoctrinar a terceros pese al abundante material compartido en redes sobre la Yihad

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado a definitiva su petición de ocho años de cárcel para dos presuntos yihadistas acusados de adoctrinamiento terrorista porque, según ha expuesto ante el tribunal que acoge la vista oral, el abundante material de contenido violento compartido en sus perfiles de redes sociales "define la ideología" de ambos de decapitar y matar a los 'infieles' para ganarse el cielo.

En esta segunda sesión de juicio, el fiscal José Perals ha confrontado la versión aportada por los dos acusados --Tarik A. y Rachid E.F-- que alegaron que en sus perfiles de Facebook y Youtube colgaron vídeos de matanzas, con la bandera del Estado Islámico y con sermones de líderes religiosos no con el fin de compartirlos sino para informarse.

En respuesta ha asegurado que no solo se documentaban sino que daba su aprobación a este contenido, compartido a veces con comentarios que rozan "el límite de la incitación directa" a la violencia. El fiscal ha hecho hincapié en los 63 canales de contenido yihadista de Youtube que seguía Tarik y ha dicho que si lo hacía es porque "le gusta mucho" de la misma forma que un espectador se suscribe a determinados canales de la pequeña pantalla porque son los que le interesan.

Respecto a su actividad en Facebook, el fiscal ha recordado que comparten los vídeos no con amistades sino con perfiles "claramente yihadistas". "¿Y queda constancia de los vídeos que vemos? No, y por lo tanto no es que los Mossos d'Esquadra no hayan podido acreditarlo, es que la red no deja rastro de lo que vemos de nuestras amistades", ha dicho ante el tribunal que preside la magistrada Concepción Espejel.

El Ministerio Público solicita para cada uno 14 años de inhabilitación absoluta y condena subsidiaria de siete años de cárcel por los delitos de autoadoctrinamiento terrorista y enaltecimiento. Los dos acumulan condenas de prisión previas, en el caso de Tarik de nueve meses por delito de lesiones y de Rachid de dos años por delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

ATENTADO DE LAS RAMBLAS

El fiscal también ha expuesto que si se difunde la ideología yihadista (Tarik compartió documentos en los que se menospreciaba el valor de la vida en favor de la lucha por la Yihad) existe "riesgo directo" de atentado y al respecto ha advertido que existe una cercanía física con los terroristas de La Rambla de Cataluña que provocaron la muerte de 16 personas.

Los letrados de los acusados han pedido su absolución al entender que "solo hay indicios" y no pruebas y que "en nada afecta" que Tarik y Rachid sean de Roda de Ter y los terroristas arriba mencionados de Ripoll, municipios separados por 40 kilómetros. "Entrar en estos planteamientos me parece muy arriesgado", ha expuesto el letrado de Rachid.

NO ADOCTRINÓ A SU EXPAREJA SKIN

Igualmente el abogado de Tarik ha rechazado que este haya doctrinado a su expareja, Diana P, quien pasó de defender postulados neonazis a adoptar la Yihad, según los investigadores. En su alegato ha razonado que no ha quedado claro que no existe esta delito de adoctrinamiento porque la joven "no tenía intención ni voluntad de cometer actividad penal y que los Mossos han pretendido sacar las cosas de contexto", ha apostillado.

Los dos acusados han hecho uso del turno último de palabra que le ha concedido el tribunal para volver a negar los hechos que se les imputan insistiendo en que solo consultaban esos documentos para informarse ya que, si compartieran esos postulados no los hubiesen publicado en perfiles con sus nombres.

Han negado igualmente ser terroristas y haberse adherido al Estado Islámico ya que, si así fuera, seguirían otros modus operandi. Tras esto, ha finalizado la segunda y última sesión de vista oral y la magistrada Espejel ha dejado el juicio visto para sentencia.