El fiscal pide 4 años de cárcel para un hombre que le seccionó a otro una oreja con un espejo retrovisor en una pelea

 

El fiscal pide 4 años de cárcel para un hombre que le seccionó a otro una oreja con un espejo retrovisor en una pelea

Actualizado 10/07/2006 16:49:02 CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Provincial Madrid juzgó hoy a un hombre que en el transcurso de una reyerta le seccionó a otro parte de la oreja izquierda con un espejo retrovisor de un automóvil, hechos ocurridos en febrero de 2005 por los que el fiscal pide 4 años de prisión para el inculpado.

Víctor Manuel G.C. se sentó en el banquillo de los acusados de la sección quinta de la Audiencia madrileña como presunto autor de un delito de lesiones y deberá indemnizar, en el caso de que sea condenado, con 8.284 euros a la víctima por las secuelas que le ocasionó la agresión.

En la pelea también participó Juan Carlos C.L., al que se le imputa el mismo delito, que tendrá que pagar una multa de 150 euros si también se dicta sentencia condenatoria contra él.

El escrito de conclusiones provisionales del representante de la Fiscalía madrileña, al que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que el 26 de febrero de 2005 los dos encausados acudieron a una fiesta en honor de un santo ecuatoriano, tras la que comenzaron una discusión con el agredido en la que, después de un intercambio de insultos, Juan Carlos comenzó a darle puñetazos a la víctima.

AGRESIÓN POR LA ESPALDA

Aprovechando este momento, el otro procesado cogió un objeto cortante, un espejo retrovisor de un vehículo, y, por la espalda, golpeó al denunciante en la cabeza, lo que le provocó la pérdida del 25 por ciento de pabellón auricular inferior izquierdo. Esta lesión hizo que estuviera de baja 36 días y que tuviera que ser sometido a una intervención quirúrgica de reconstrucción de la zona.

Durante la vista oral, los dos imputados negaron los hechos y señalaron que fue la víctima la que les provocó. Víctor Manuel explicó que en ningún momento agredió a nadie y que lo único que hizo fue separar a su amigo en una pequeña pelea con el denunciante.

Por su parte, tanto el agredido como su esposa señalaron que ambos acusados les miraron mal en el interior del local donde se celebraba la fiesta y que a la salida persiguieron al hombre hasta que le dieron alcance y le dieron varias patadas y puñetazos, uno de ellos con un espejo retrovisor de un coche.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies