La Fiscalía abre diligencias previas por las supuestas irregularidades en el vertedero de Nerva

Actualizado 22/01/2007 15:02:35 CET

HUELVA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Huelva ha decidido abrir diligencias previas por las supuestas irregularidades en el funcionamiento y respeto al medio ambiente del vertedero de Nerva (Huelva), tras la denuncia presentada por Ecologistas en Acción, Los Verdes, El Grupo Independiente de Nerva (Giner) y la Asociación Sociocultural-Foro Cuenca Minera.

Fuentes de la Fiscalía explicaron a Europa Press que, tras recibir y admitir a trámite la denuncia presentada el pasado día 4 de enero, "se han decidido abrir diligencias previas con el objetivo de decidir si se archiva o si se sigue adelante con la misma".

En la denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, ecologistas y ciudadanos solicitan la apertura de una investigación, "y la exigencia de responsabilidades si las hubiera", contra la empresa Befesa, que gestiona el vertedero.

En este sentido, y tras explicar que el vertedero se encuentra ubicado a 800 metros del núcleo de población de Nerva, a 500 metros del cauce natural del Río Tinto y a un kilómetro del embalse del Jarrama, que actualmente abastece de agua potable a distintos pueblos de la Cuenca Minera de Riotinto, justifican la solicitud de una investigación "ante los hechos ocurridos, tanto en el funcionamiento como en el transporte, la gestión y el depósito de los residuos".

En la denuncia, enumeran los cinco incendios ocurridos en las instalaciones del vertedero desde su puesta en funcionamiento en 1998, "que pusieron en riesgo la salud de los vecinos y de los propios trabajadores".

Según señalan en el escrito, "todos los incendios fueron denunciados por parte de la Plataforma Antivertedero, vecinos y organizaciones ecologistas ante las autoridades competentes y ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía".

Asimismo, también enumeran tres accidentes de tráfico en los que los camiones transportaban productos del vertedero y critican "el derrame casi continuado de parte de los residuos, principalmente residuos de acerías u otras partículas finas, por las diferentes carreteras por donde circulan los camiones".

Igualmente, los denunciantes indican que las medidas contempladas en la Declaración de Impacto Ambiental "no son ni suficientes ni las adecuadas para evitar tanto los malos olores como las nubes de polvo tóxicas que se originan durante la descarga y manipulación de los residuos".

Igualmente, explican que "diariamente en los períodos secos y como consecuencia de estas operaciones de descarga y manipulación de residuos, se originan nubes de polvo, a veces blanco y a veces rojo, dependiendo de los residuos, que son arrastrados a los diferentes núcleos de población dependiendo de la dirección del viento".

Por otro lado, ecologistas y ciudadanos ponen de manifiesto que el cauce del Río Tinto "está recibiendo vertidos tóxicos de aguas que han estado en contacto directo con los residuos, sin que éstas hayan sufrido un tratamiento previo de descontaminación" y precisan que estos vertidos "se realizan directamente a través de los canales perimetrales".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies