La Fiscalía, que acusa a los titiriteros, no ve delito en un joven que también mostró el cartel 'Gora Alka ETA'

Publicado 27/04/2016 17:39:42CET

Considera en este caso que el investigado realizó "una forma lúdica de crítica social" y no tenía intención de alabar a terroristas

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, que acusa a los titiriteros Alfonso Lázaro y Raul García de enaltecimiento del terrorismo y un delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas, solicitó el archivo de la causa abierta contra un joven de Orense que mostró en los carnavales un cartel con la leyenda 'Gora Alka ETA', la misma que emplearon los artistas en su obra.

El investigado fue identificado cuando portaba una pancarta con este lema en la Plaza Mayor de la ciudad gallega durante la fiesta del 'entroido', que el Ministerio Público describe "como una especie de carnaval donde la gente se disfraza y hace pasacalles".

En un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, reclama el sobreseimiento de las actuaciones porque el joven se disfrazó para la ocasión como uno de los titiriteros detenidos en Madrid días antes.

En su opinión se trató "de una forma lúdica de crítica social" pero, de ninguna manera su intención era la de enaltecer o alabar a grupos terroristas. "No se ha podido acreditar vinculación alguna con el mundo radical", precisa.

El escrito concreta que para que se produzca un delito de enaltecimiento debe existir difusión del mensaje y un concreto apoyo a acciones específicas de carácter terrorista. "No se puede considerar que la pancarta se quisiera utilizar como medio para alabar a terroristas", agrega.

El procedimiento contra el joven recayó en el Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional después de que los Juzgados de Orense que lo asumieron en un principio se inhibieran a su favor. Su titular, el juez Santiago Pedraz, lo archivó a demanda de la Fiscalía el pasado 7 de abril.

Tras de la polémica representación en el barrio de Tetuán de Madrid de la obra 'La Bruja y Don Cristóbal' el Ministerio Público pidió el ingreso en prisión de los dos titiriteros homenajeados en el disfraz del orensano ante la gravedad del hecho cometido, al estar la obra dirigida a niños, y por reiteración delictiva, ya que no era la primera vez que la representaban.

El juez Ismael Moreno les envió a la cárcel y explicó en un auto que los dos detenidos escenificaron numerosas acciones violentas, como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y su posterior acuchillamiento con un crucifijo.

CAMBIO DE CRITERIO

Cinco días después, la Fiscalía cambió su criterio y pidió al magistrado la puesta en libertad de Lázaro y García con la imposición de comparecencias diarias al juzgado más próximo a su domicilio y la prohibición de abandonar España. Valoró que no existía ya riesgo de huida ni de que volvieran a representar la obra.

Estas medidas cautelares fueron después rebajadas, por lo que los dos investigados sólo deben comparecer de forma quincenal o mensual.