La Fiscalía pide 7 años para un presunto yihadista que será juzgado mañana por intentar llegar a Siria para combatir

Publicado 17/09/2017 12:21:36CET

La Audiencia Nacional juzgará el martes a otro individuo por adoctrinamiento yihadista

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional juzgará a partir del próximo lunes a Ali AFarkhane, para quien la Fiscalía pide 7 años de cárcel por integración en organización terrorista después de que en mayo de 2016 las autoridades turcas previnieran a las españolas de su regreso de dicho país, desde el que tenía previsto cruzar hasta Siria para incorporarse como combatiente en el Estado Islámico (EI).

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía de la Audiencia Nacional señala que Afarkhane, que carece de antecedentes penales, llevaba una vida de escasa actividad social en Padilla de Abajo (Burgos) y dedicaba gran tiempo a navegar por Internet a través de su teléfono móvil. Así comenzó a consumir material propagandístico yihadista que culminó en un proceso de radicalización y en su integración en el EI.

Pese a carecer de recursos económicos "ni siquiera para garantizar su mínima subsistencia", se desplazó a Santander y desde allí tomó un autobús con el que inició un viaje de 4.500 kilómetros que le llevaría hasta Gaziantep (Turquía), atravesando Rumanía y Bulgaria, "resultando una opción de viaje discreta y seguida por muchos operativos yihadisstas", según detalla el Ministerio Público en su informe.

La Fiscalía añade que Gaziantep es uno de los puntos de paso donde el EI organiza el tránsito hacia Siria y referencia dentro de una de las rutas que siguen las personas que pretenden incorporarse a la organización terrorista.

Además de los indicios que obran en el sumario procedentes de intervenciones telefónicas, los movimientos bancarios de la cuenta de Afarkhane revelaron cómo su saldo se iba agotando hasta quedarse sin fondos en Turquía días antes de producirse un atentado del EI contra una comisaría local tras el cual resultó detenido. Ello descarta la motivación turística que adujo ante los agentes turcos.

A su llegada a España, dijo que había estado de turismo en Estambul - que se encuentra a unos 1.000 kilómetros de Gaziantep-. A sus íntimos les comentó además a su regreso que tenía intención de desplazarse a zona de combate en Siria, tal y como revelaron las conversaciones intervenidas, y en su móvil se encontró una herramienta informática apta para piratear redes de wifi, que utilizaba "para su adoctrinamiento y para la difusión de contenidos enaltecedores del Estado Islámico".

OTRO JUICIO A UN ADOCTRINADOR

Por otro lado, la Audiencia Nacional juzgará también esta semana, concretamente el martes, a Zoubair Ajanan, marroquí de 33 años y en situación irregular en España, por publicar entre 2015 y 2016 a través de sus redes sociales "imágenes, vídeos y audios relacionados con la organización terrorista Estado Islámico".

Según el escrito de acusación, Ajanan dejaba patente en todas esas publicaciones "su plena identificación con el ideario yihadista en un nivel avanzado, mostrando un estado de radicalización extremo".

De hecho, tras su detención fueron encontrados dos manuales donde se dan instrucciones sobre cómo cometer atentados, también usando métodos suicidas, lo que da muestra de su "voluntad de autoadoctrinarse". También se hallaron "múltiples audios con cánticos yihadistas".

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide para el investigado una pena de dos años y medio de cárcel así como su expulsión del territorio español por el delito de autoadoctrinamiento para organización terrorista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies