La Fiscalía pide una condena ejemplar para los cuatro presuntos 'narcos' de Las Viudas por utilizar a menores

Actualizado 05/10/2007 15:53:09 CET

La acusación pública atribuyó a esta circunstancia las penas de seis años de cárcel solicitadas para los procesados

VALLADOLID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal apeló hoy al "rigor" de la Audiencia de Valladolid con el fin de lograr una condena ejemplar en el caso de los cuatro miembros de una familia gitana acusados de traficar con droga en el barrio vallisoletano de Las Viudas, petición que justificó en la "alarma social" generada por el hecho de que el jefe del clan, Restituto R.G. ('Resti'), utilizara para tal fin a tres hijas menores con edades comprendida entre los 11 y los 13 años.

Por tal motivo, la fiscal mantuvo su petición de seis años de cárcel y multas de 933 euros para 'Resti', su esposa María Antonia G.D. ('Estrella'), su hija Débora y el marido de ésta, Ramón D.J, a quienes acusó de valerse de las tres niñas, Libertad, Irene y Antonia, para colaborar, aunque no fuera de forma directa, en la actividad ilícita de venta de cocaína, heroína y anfetaminas que los cuatro venían manteniendo a partir de 2005 desde un piso situado en la calle Guadalquivir.

La representante de la acusación pública, en las postrimerías de su alegato final, hizo esta especial petición a los tres magistrados de Sala basada en que "en el contexto social de Valladolid estos hechos causan una gravísima alarma social", de ahí la duras penas pedidas para los encausados, en lugar de solicitar mínimas de tres años.

Durante su intervención, la fiscal, en declaraciones recogidas por Europa Press, subrayó que las pruebas practicadas no dejan duda alguna sobre la culpabilidad de los cuatro acusados, quienes fueron detenidos a raíz de sendos registros practicados el 29 de junio de 2006 en dos pisos de la calle Guadalquivir y Castellón, ocupados el primero por Ramón D.J. y Débora y el segundo por los padres de ésta, 'Resti' y 'Estrella', en los que la policía se incautó de una papelina de heroína con un peso de 0,21 gramos, así como de recortes circulares de plástico, joyas y prendas de vestir robadas aún con los sistemas de alarma puestos.

Pese a que 'Resti' alegó en el juicio que la droga era suya, dada su condición de politoxicómano, la fiscal mantuvo que la sustancia estaba preordenada al tráfico y, en tal sentido, recordó que la heroína fue hallada en un envoltorio de gran tamaño, lo que, según dijo, hace presumir que el plástico contenía mucha más cantidad y servía para que los acusados apartaran aquellas dosis que luego repartían entre los yonkis.

EL 'RESTI', IMPLICADO EN 25 ACTAS.

La localización de las citadas prendas de vestir robadas, así como numerosas joyas con la inscripción de nombres ajenos a los acusados fueron también esgrimidas por la acusadora pública como pruebas de que tales efectos procedían de los pagos que los toxicómanos efectuaban a cambio de la mercancía, aunque la evidencia clave de su culpabilidad radica en las vigilancias efectuadas por la policía en las inmediaciones de la calle Guadalquivir, donde los acusados fueron vistos realizando transacciones.

Así, 'Resti' aparece vinculado en veinticinco actas de intervención de droga realizadas a otros tantos toxicómanos, mientras que su hija Débora le sigue a distancia con siete actas y su esposa 'Estrella' con dos. Aunque Ramón D.J. aparece relacionado con acta alguna, la fiscal considera probado que su cometido principal era el de realizar labores de contravigilancia al volante de un turismo Seat Córdoba con el que patrulla el barrio, si bien alguno de los policías aseguró haberle visto también repartiendo droga.

Las defensas, por su parte, solicitaron la libre absolución de los cuatro procesados por falta de pruebas y en aplicación del principio de presunción de inocencia. Además, los defensores recordaron que las distintas papelinas de coca, heroína y anfetamina incautadas a los toxicómanos fueron remitidas al Área de Sanidad de la Delegación del Gobierno de Castilla y León, sin que pudiera determinarse el grado de pureza debido a lo insignificante de las cantidades, que en todos los casos no supera el gramo de sustancia.

Por ello, los defensores, uno de los cuales pidió la atenuación de la pena a imponer 'Resti' en caso de sentencia condenatoria debido a su condición de toxicómano, entienden que no es posible condenar a sus patrocinados porque no se ha concretado si las sustancias intervenidas son de las que causan o no grave daño a la salud, algo que está en función de la mayor o menor pureza de las mismas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies