Francia acerca a la prisión de Mont-de-Marsan al preso de ETA Luis Iruretagoiena

El preso de ETA Luis Iruretagoiena Lanz
MINISTERIO DEL INTERIOR
Publicado 17/05/2018 14:16:25CET

BILBAO, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El preso de ETA Luis Iruretagoiena Lanz ha ingresado este jueves en la prisión de Mont-de-Marsan, a la ha sido acercado desde el centro penitenciario de Alençon, en el que cumplía condena, según informa la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat.

La prisión de Aleçon se encuentra a unos 625 kilómetros de Mont-de-Marsan, en la que ha quedado ingresado Iruretagiena y que se encuentra a unos 150 kilómetros de la frontera con Irún.

Iruretagoiena, alias 'Suni', fue considerado como el máximo especialista en la preparación de cargas y artefactos explosivos de ETA. En 2013 fue condenado por la justicia francesa a 20 años de prisión por el secuestro en 2017, en el suroeste de Francia de una familia de Orio (Gipuzkoa) a la que robó, junto a otros miembros de la organización terrorista --entre ellos Garikoitz Aspiazu 'Txeroki' y Mikel Karrera Sarobe--, el vehículo para cometer un atentado, finalmente fallido, en Oropesa del Mar.

Sin embargo, la Audiencia Nacional le absolvió en 2016, por falta de pruebas, de intentar derribar con un lanzamisiles el avión del entonces presidente del Gobierno José María Aznar durante la campaña de las elecciones vascas de mayo de 2001.

Iruretagoiena, de 61 años de edad y natural de la localidad guipuzcoana de Tolosa, está considerado como un histórico militante de ETA. En 1978 fue detenido por la Policía por formar parte de un comando de información de ETA que actuaba en Gipuzkoa e ingresó en prisión. Quedó en libertad dos meses después.

En 1981 fue localizado en Nicaragua, desde donde pasó a El Salvador, donde se unió a la guerrilla. En septiembre de 1991 se trasladó a Francia y realizó actividades relacionadas con la fabricación de explosivos.

En junio de 1992 fue detenido por la Policía francesa en París y cuatro años más tarde fue expulsado de Francia y puesto a disposición de la Audiencia Nacional de Madrid. Ingresó en prisión, pero posteriormente quedó en libertad.

Tras huir de nuevo a Francia, volvió a realizar labores de fabricación de explosivos y artefactos. Era considerado por los expertos en la lucha antiterrorista como el principal experto en esta materia.