Francia entrega a 'Txeroki' por intentar matar al presidente del grupo Correo

Francia entrega a España al etarra Txeroki
Ministerio del Interior
Actualizado 30/05/2011 16:57:53 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades francesas han entregado por un plazo de tres meses al ex jefe de la banda terrorista ETA Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki', para que por primera vez se siente en el banquillo de la Audiencia Nacional y sea juzgado por enviar en enero de 2002 un paquete bomba al presidente del Consejo de Administración del Grupo Correo, Enrique Ybarra Ybarra, según informaron fuentes jurídicas.

'Txeroki', que fue detenido en Cauterets el 17 de noviembre de 2008 en una operación contra la cúpula de la banda terrorista, será juzgado este verano ante la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal, que ya condenó en octubre de 2010 a los etarras Asier Arzalluz Goñi e Idoia Mendizabal Múgica por estos hechos. El ex jefe militar de ETA no pudo comparecer en su momento al encontrarse preso en Francia.

El que fuera 'número uno' de la organización terrorista dormirá previsiblemente este lunes en la prisión madrileña de Soto del Real y mañana comparecerá ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que le comunicará las causas pendientes. El ex dirigente etarra acumula más de 20 causas por la actividad desarrollada en la banda entre los años 2000 y 2008.

En concreto, 'Txeroki' tendrá que responder este martes al titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, Fernando Grande Marlaska, por su participación en el atentado cometido el 30 de enero de 2005 contra el hotel Port Denia, ubicado en la localidad alicantina de Denia, y por la colocación de un artefacto, que no llegó a explosionar, en la Bolsa de Bilbao en marzo de 2002.

Asimismo, el responsable del Juzgado Central de Instrucción número 5, Pablo Ruz, le tomará declaración indagatoria por la colocación de una furgoneta bomba en Oropesa del Mar (Castellón) en 2007. El jefe de comandos de ETA cruzó varias veces la frontera con Francia para preparar este atentado junto a los miembros del comando Igor Portu y Mattin Sarasola, juzgados la semana pasada por estos hechos.

MARTITEGI DECLARA EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Por su parte, el ex dirigente etarra Jurdan Martitegi ha comparecido esta misma mañana ante los jueces Fernando Andreu, Santiago Pedraz y Pablo Ruz que le han comunicado su procesamiento en las causas instruidas por sus Juzgados.

El que fuera jefe de los comandos de ETA tiene que responder al titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 por su participación en el atentado cometido en mayo de 2008 contra la casa cuartel de Legutiano (Álava) que causó la muerte del sargento de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel.

Días después de la detención de Martitegi, el magistrado le situó en el comando 'Askatun Harizea' responsable del ataque contra la casa cuartel de Legutiano y en el que también encuadró a Arkaitz Goikoetxea Basabe, Iñigo Gutiérrez Carrillo y Aitor Cotano Sinde. La Audiencia Nacional condenó el pasado mes de diciembre a los dos primeros a 515 años de cárcel mientras que a Cotano le impuso 8 años de prisión por un delito de colaboración con banda armada.

El magistrado Santiago Pedraz atribuyó a Martitegi una nota manuscrita con la leyenda 'aluminio 20 kg hautsa' y acreditó que se hizo cargo de la furgoneta-bomba que después se abandonó en las inmediaciones de la casa-cuartel, ocupada por más de una veintena de personas, entre ellas varios menores de edad.

Por su parte, el responsable del Juzgado Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, le relaciona con el atentado cometido el 21 de marzo de 2008 contra el cuartel de la Guardia Civil de Calahorra, en La Rioja, que provocó cuantiosos daños materiales y el desalojo de cerca de 40 familias.

Por último, Martitegui fue procesado por el Juzgado Central de Instrucción número 5 junto con 'Txeroki' y Aitzol Iriondo, por una decena de atentados cometidos por el 'comando Vizcaya' en 2007 y 2008.

Entre otros actos delictivos, les procesó por el intento de asesinato del magistrado Fernando Grande-Marlaska y la pretensión de secuestrar al concejal del PSE en Eibar Benjamín Atutxa, a quien vigilaron entre octubre de 2007 y abril de 2008 planeando "acabar con su vida" siguiendo el mismo procedimiento utilizado en 1997 para acabar con la vida del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco.