Un funcionario de la cárcel de Villabona (Asturias) se enfrenta hoy a 13 años por traficar con droga en la prisión

Actualizado 16/06/2008 9:21:15 CET

El juicio se celebrará en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo

OVIEDO, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal especial antidroga de Asturias, José Perals, solicita la pena de 13 años de cárcel para un funcionario de la prisión de Villabona acusado de introducir droga en el interior de la penitenciaría, según el escrito del Ministerio Fiscal al que tuvo acceso Europa Press. El juicio se celebrará hoy en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.

El hombre, aprovechando su condición de funcionario del centro penitenciario, a lo largo de 2004 introdujo en el mismo diversas cantidades de sustancias estupefacientes para su posterior difusión entre los internos de dicho centro, según el fiscal.

Según el Ministerio Fiscal, el acusado A. T. G., de 57 años, introducía la droga aprovechando que no existían controles de acceso para los funcionarios al interior del centro, así como por la libertad de movimientos que tenía en el interior del mismo, por encargo y a las órdenes del interno del centro, el acusado G. A. G. Q.

Este acusado se encontraba en aquella época en situación de preso preventivo por haber introducido en España casi un kilo de cocaína, y por lo que fue condenado por sentencia firme de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Asturias el 20 de enero de 2005 a la pena de seis años y seis meses de prisión.

Los dos acusados coincidieron en el módulo ocho, de 'preventivos', del centro penitenciario, ostentando G. A. G. Q. el puesto de encargado del comedor, por lo que salía del módulo y se desplazaba por el interior de la prisión, coincidiendo en el comedor general con el acusado R. C. M. M..

Este último cumplía condenas por dos delitos contra la salud pública, cinco años de prisión y cinco años y seis meses de cárcel, respectivamente.

R. C. M. M., era el encargado a su vez, por indicación de G. A. G. Q., de recoger la droga que el funcionario A. T. depositaba en un lugar predeterminado dentro de la prisión. Una vez obtenida la droga, R. C. la guardaba en el almacén de objetos retenidos del módulo de ingresos donde se encontraba interno.

Para guardar la droga en el almacén del módulo de ingresos R. C. M. M. era auxiliado por el también interno del centro penitenciario y ordenanza de confianza en ese módulo C. L. Ll., que disponía de las llaves para acceder a dicho almacén.

Una vez guardada la droga en el citado almacén, R. C. M. se encargaba de distribuirla a cambio de dinero en el interior del centro penitenciario entre los internos del mismo, fundamentalmente en el polideportivo, lugar al que acudía todos los días.

En dicha tarea de difusión de la droga R. C. era ayudado por el también interno del módulo de ingresos R. P. S., siendo éste también un interno de confianza del módulo de ingresos, lo que le permitía disfrutar de una gran movilidad dentro del centro penitenciario.

Finalmente, la dirección del centro penitenciario tuvo conocimiento de la existencia de la droga depositada en el almacén de objetos retenidos del módulo de ingresos, oculta entre los múltiples objetos allí depositados tres planchas de hachís que arrojaron un peso neto total de 737,39 gramos y diversos envoltorios conteniendo cocaína con un peso neto total de 35,97 gramos. La totalidad de la droga incautada ha sido valorada en 6.587,73 euros.

El pago de las drogas que vendían los acusados en el Centro Penitenciario de Villabona se efectuaba en muchas ocasiones mediante giros telegráficos a familiares de los acusados , en concreto ,en junio de 2005, un interno, D. C., realizó a la mujer de R. C. M. M., I. P. S., un giro de 1.850 euros.

Por ello el fiscal solicita la pena de 13 años de prisión para el funcionario de prisiones y le impone una multa de 12.000 euros. Junto a él se sentarán en el banquillo, G. G. Q., alias 'El Venezolano', para quien Perals pide doce años y una multa de 12.000 euros y R. C. M. M., 'El Canario' para el que pide la misma pena. El acusado R. P. S., se enfrenta a nueve años y medio y multa de 12.000 euros y C. L. Ll., a una condena de nueve años e idéntica multa que los anteriores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies