Fungairiño dice que renuncia al cargo por "razones personales" y no por cansancio o por discrepancias con Conde-Pumpido

Actualizado 01/02/2006 17:39:21 CET

Jueces y fiscales de la Audiencia Nacional le agradecen su "entrega" y le desean el mayor éxito en el Supremo

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El fiscal Eduardo Fungairiño aseguró hoy que ha renunciado a la jefatura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional por "razones estrictamente personales" y añadió que no ha tomado esta decisión por "cansancio" o por discrepancias con el fiscal general del Estado, Cándido Cónde-Pumpido. No obstante, instó a los periodistas que le esperaban a la salida de su despacho a que interpretaran como quisieran las "razones personales" de su abandono.

En cualquier caso, Fungairiño dijo que "en absoluto" se marcha de la Audiencia Nacional "cansado" y en cuanto a si las discrepancias con Conde-Pumpido han motivado su renuncia, dijo que "nunca" ha habido diferencia de criterios con él. "Con los fiscales generales nunca hay discrepancias, por eso son fiscales generales", señaló.

La noticia cogió por sorpresa a todos los miembros de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que no se esperaban esta decisión del hasta hoy fiscal jefe de este órgano judicial. Después de reunirse con Conde-Pumpido para comunicarle la renuncia personalmente, Fungairiño se reunió con los fiscales, oficiales y auxiliares de la Fiscalía para anunciarles su marcha.

En declaraciones a los periodistas que diariamente cubren la información de la Audiencia Nacional, el fiscal indicó que "sí esperaba este momento", aunque reconoció que no lo llevaba "meditando desde hace mucho tiempo". En este sentido, afirmó que se trata de una "decisión muy próxima", pero no quiso precisar más.

Respecto a su labor al frente de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, afirmó que no está "insatisfecho ni muchísimo menos" y aprovechó para agradecer la actuación de sus compañeros, entre los que citó a Enrique Molina, Ignacio Gordillo o el teniente fiscal, Jesús Santos, que a partir de ahora asumirá la jefatura en funciones. "Mi estancia aquí sin la presencia de mis compañeros y todo el personal no habría dado resultado ninguno", dijo.

Fungairiño resaltó algunos de los asuntos más trascendentes que ha despachado desde que entró en la Audiencia Nacional, el 26 de enero de 1980, y citó el del síndrome tóxico, que se juzgó entre 1987 y 1988, así como gran parte de los atentados de las bandas terroristas ETA y GRAPO, y asuntos de cooperación internacional o extradiciones. "Todos esos casos he procurado solucionarlos y llevarlos a buen puerto judicial", afirmó.

El fiscal, que no se quiso pronunciar sobre si se afronta un momento difícil ante una posible tregua de ETA, señaló que en estos 26 años en la Audiencia Nacional se ha preocupado en cumplir con su deber. "He llevado muchos asuntos, algunos absolutamente intrascendentes para la opinión pública, en los que de todas formas me he aplicado en trabajar con la misma intensidad que en otros que sí que han tenido relevancia", señaló.

APOYO DE JUECES Y FISCALES

Por otra parte, la práctica totalidad de magistrados, jueces y fiscales de la Audiencia Nacional emitieron hoy una nota de prensa en la que manifiestan públicamente su agradecimiento a Fungairiño por la "dedicación y entrega a su trabajo" en este órgano judicial y por "los servicios prestados a la sociedad". Asimismo, expresaron su "máximo respeto, cariño y el testimonio de amistad más sincero", al tiempo que le desearon "los mayores éxitos en su nuevo destino en el Tribunal Supremo".

Fuentes de la Fiscalía General descartaron que la marcha de Fungairiño se deba a discrepancias con Conde-Pumpido, ya que, aunque admitieron que han existido, añadieron que ambos han convivido "tranquilamente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies