Gallardón dice que España necesita personas que se dediquen a la política en un "momento determinado", no profesionales

Actualizado 10/06/2009 12:17:42 CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, opinó hoy que la política española no debe estar "conformada sólo por personas que hacen de ella su actividad exclusiva, casi profesional, sino más personas que, en un momento determinado, dedican su tiempo y esfuerzo para dar un servicio a los demás".

Durante su intervención hoy en el Forum Europa, donde presentó al empresario y presidente del Instituto de Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, el primer edil madrileño recordó los tiempos en los que ambos se sentaban juntos en en Senado, los dos dentro del Grupo Popular, entre 1969 y 1993.

"En esa etapa conocí a un joven y emprendedor senador, lleno de ideas e ilusión que, desde el Grupo Popular y con sus convicciones ideológicas, tuvo siempre muy claro su servicio a la sociedad, practicó el diálogo y la tolerancia, sin dogmatismos o sectarismos, y los que teníamos responsabilidades acabamos aprendiendo de él, porque fueron muchas las lecciones que nos dio esos años tanto a sus compañeros de filas como a los de la oposición, y se ganó el respeto de todos los que se acercaron a ver cómo una persona de la sociedad civil era capaz de renunciar a un recorrido predeterminado para regalar ese tiempo, esfuerzo e inteligencia a la sociedad", apuntó Gallardón.

Así, precisamente es esa actitud un "buen ejemplo de lo que se necesita en España: que la política no esté conformada sólo por personas que hacen de ella una actividad exclusivamente profesional sino de personas que, en un momento determinado, dedica tiempo y esfuerzo para convertirlo en servicio a los demás".

EMPRESAS FAMILIARES

Sin embargo, Barceló la dejó la política y se metió en el mundo empresarial, del que formaba parte por tradición familiar. No en balde, en 1931 su abuelo fundó una pequeña empresa que "hoy es un grupo empresarial presente en 16 países, con más de 180 hoteles y 47.000 habitaciones, con 28.000 trabajadores y una cifra de negocios de 1.700 millones de euros".

"El Grupo Barceló es una empresa que no sólo ha sobrevivido casi ocho décadas a los avatares intensos de la Historia de España, sino que se ha convertido por excelencia y calidad de sus servicios en referencia de sector turístico", apuntó Gallardón, citando la frase de Ortega y Gasset que reza que "para cada generación vivir es una faena en dos dimensiones: recibir lo vivido por la precedente y dejar fluir su propia espontaneidad" y la de Juan Ramón Jiménez de que "al final todos somos una mezcla de raíces y de alas, pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen".

Esta "ecuación compleja" la ha resuelto Barceló "con éxito rotundo", tanto en política como en sus responsabilidades en la empresa privada y, ahora, como presidente del Instituto de Empresa Familiar, donde "está cumpliendo con sus compromisos con las familias, con la generación de riqueza y con el conjunto de la sociedad, trabajando para que ella se beneficie de lo mucho que puede aportar al progreso la realidad pujante en España y en Madrid en estos momentos: la empresa familiar, un modelo de negocio que genera el 70 por ciento del PIB nacional y el 70 por ciento del empleo privado".

Además, Gallardón alabó que Barceló no haya hecho del IEF un "instrumento para defender cerradamente la estructura productiva familiar, sino que es una entidad decidida a explorar nuevas fórmulas para reforzar la competitividad, que contribuyan al crecimiento económico". "El principal reto de estas empresas es adaptar su actividad al entorno económico y social, en constante transformación. Pero el éxito de este desafío nos afecta a todos. Por eso hay que escuchar sus propuestas con sumo interés y aprovechar la ocasión para entablar un diálogo abierto e incorporarlo al potencial de progreso que ahora demandamos los españoles", propuso el regidor.

FIJARSE EN ELLOS PARA SUPERAR LA CRISIS

Además, destacó su opinión de que para enfrentarse a la actual crisis económica "debe ser la Administración la que se enfrente a la realidad colaborando con la iniciativa privada, no eclipsándola", y aseguró que eso es precisamente lo que se hace desde el Ayuntamiento de Madrid, convencidos de que "quien ha sido constante en el tiempo, por encima de las coyunturas económicas y políticas, quien ha mantenido su compromiso con la sociedad, con la creación de riqueza y de empleo, es la empresa familiar".

Por último, Gallardón anunció a la sala que Barceló ayudaría, durante su intervención, a "identificar las demandas de las empresas familiares en España y a aportar soluciones a la mayor crisis económica a la que se enfrenta España desde hace varias décadas, abalado por su sentido común en estado puro que representa el análisis y las propuestas económicas realizadas por quien sabe que la empresa familiar no es sólo un instrumento generador de dinero sino un modo de vida, un compromiso con las futuras generaciones".

En la sala del Hotel Ritz de Madrid donde se celebró el desayuno se encontraban también el ex ministro Francisco Álvarez Cascos, el ex portavoz popular en el Congreso Ángel Acebes, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez; el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio; la teniente de alcalde de la capital, Ana Botella; la delegada de Familia y Asuntos Sociales de Madrid, Concepción Dancausa; y el presidente de Madrid Espacios y Congresos, Luis Blázquez, entre otros.

Nada más subir al estrado, Barceló se dirigió a Gallardón para asegurarle que él también tiene "una corazonada para que Madrid sea ciudad olímpica" en 2016.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies