García-Escudero explica que la reforma del Senado podría conllevar cambios constitucionales pero no descarta otras vías

Pío García-Escudero en la universidad San Vicente Mártir de Valencia
SENADO
Actualizado 14/03/2013 15:23:46 CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Senado, Pío García-Escudero, ha confirmado este jueves que una de las vías que se está barajando para reformar el Senado y reforzar su potestad legislativa pasa por llevar a cabo una reforma de la Constitución, si bien ha señalado que de momento no se descartan "otras vías complementarias".

"Sobre la mesa hay muchos asuntos para poder reforzar la potestad legislativa del Senado mediante distintas posibilidades que requerirían una reforma constitucional", ha explicado García-Escudero durante la conferencia que ha impartido en la universidad católica San Vicente Mártir de Valencia, en la que ha hablado sobre la ponencia de estudio que se ha creado en la Cámara Alta, para su reforma.

En lo que a la posible reforma de la Constitución se refiere, el presidente del Senado ha aclarado que llevar a cabo modificaciones en la Carta Magna "no es ponerla en entredicho" sino "todo lo contrario". "Es proclamar su vigencia, porque sólo se reforma aquello que sigue siendo válido, precisamente para reforzar su utilidad y adaptarlo a nuevas necesidades", ha defendido.

No obstante, García-Escudero ha matizado que "hablar de reforma constitucional no supone descartar otras vías complementarias, como cambios en algunas leyes ordinarias, en el reglamento del Senado, o comprometerse a llevar a la práctica previsiones reglamentarias que ya existen".

Asimismo, ha señalado que la reforma no debe suponer la "pérdida" de su carácter "parlamentario" ya que, "sin perjuicio de su inequívoca vocación territorial, el Senado no es ni debe ser una Cámara que represente solamente a los territorios, sino también al conjunto del pueblo español, no menos que el Congreso de los Diputados".

Además, ha manifestado que la reforma del Senado requiere "un amplio consenso", para el cual es necesario "el compromiso activo de todas las fuerzas políticas", así como "la conveniencia de descartar asuntos que podrían desvirtuar su verdadera razón de ser". Al mismo tiempo, la reforma debe contribuir --ha añadido-- a "un gran acuerdo de Estado para que el discurso territorial deje de estar instalado en lo centrífugo y pase a volcarse en lo cooperativo".

SENADO COMO ELEMENTO DE COHESIÓN

En este sentido, el presidente de la Cámara Alta ha reconocido que aunque el pacto que hizo posible que la Constitución consiguió satisfacer "exigencias contradictorias" en lo que a la cuestión territorial se refiere, la dinámica que más primado desde entonces "no ha sido la de la multilateralidad cooperativa, sino la de la bilateralidad reivindicativa frente el Estado".

Por ello, ha reclamado que lo que se debe perseguir ahora con la reforma del Senado y la posible modificación de la Constitución, en el caso de que finalmente sea necesaria llevarla a cabo, es "conseguir que el Senado sirva eficazmente como elemento de cohesión del sistema autonómico", después de que la crisis económica haya puesto en evidencia, a su juicio, "asuntos que son esenciales en cualquier Estado compuesto" pero a los que no se le ha prestado "la debida atención".

No obstante, el presidente de la Cámara ha advertido de que esto sólo será posible si las Comunidades Autónomas, "todas sin excepción", se involucran "activa y solidariamente en la gobernanza de España, asumiendo que ellas también, sin reservas, son Estado".

Por último, ha querido dejar claro que, a pesar de que él es un firme defensor de su reforma, "el Senado, legislatura tras legislatura, siempre ha cumplido y sigue cumpliendo las funciones que en 1978 se le atribuyeron como Segunda Cámara de la Cortes Generales".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies