Alemania tacha de "malentendido" la reacción sobre Puigdemont de la ministra de Justicia, que llamó a Catalá

La ministra de Justicia Katarina Barley jura su cargo
REUTERS
Actualizado 09/04/2018 19:38:20 CET


Insiste en la necesidad de una solución al problema catalán "dentro del orden legal y constitucional español"

BERLÍN, 9 (EUROPA PRESS)

El Gobierno alemán ha señalado este lunes que la polémica desatada por las declaraciones sobre la excarcelación de Carles Puigdemont de la ministra de Justicia germana, la socialdemócrata Katarina Barley, eran producto de un "malentendido" y ha reiterado su visión del conflicto en Cataluña, apuntando que éste "debe resolverse dentro del orden legal y constitucional español".

En una rueda de prensa mantenida este lunes en Berlín, el portavoz del Ministerio de Justicia, Piotr Malachowski explicó que las declaraciones de Barley eran producto de un "malentendido". "No hubo ninguna entrevista ni ninguna declaración autorizada de mi ministra", ha asegurado Malachowski, antes de precisar que Barley ya ha contactado por teléfono con su homólogo español, Rafael Catalá, para aclarar lo ocurrido.

El diario muniqués 'Süddeutsche Zeitung' publicó el viernes unas declaraciones de la ministra en las que ésta aseguraba que la decisión de excarcelar a Carles Puigdemont tomada por la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein era "absolutamente correcta". En esas declaraciones también se citaba a la ministra apuntando que "no será fácil" la extradición a España por delito de malversación, extremo que aún estudia la justicia germana.

La reacción española no se hizo esperar. El ministro de Exteriores de España, Alfonso Dastis, tachó el sábado las declaraciones de "desafortunadas", recordando que la orden de detención europea busca precisamente que este tipo de cuestiones queden "entre jueces" y ajenas a "opiniones políticas".

Preguntado este lunes sobre si la ministra había hecho efectivamente estas declaraciones o si habían sido formuladas 'off the record', Malachowski no ha querido contestar y ha destacado que Barley no efectuaría comentarios sobre una caso judicial en curso.

Junto a Malachowski, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, recordaba este lunes que, respecto del conflicto catalán, la posición de Alemania no ha cambiado. "Hemos expuesto muchas veces la postura del Gobierno y puedo confirmarles que es una postura que no ha cambiado. Estamos convencidos de que el conflicto en Cataluña debe resolverse dentro del orden legal y constitucional español", ha manifestado Seibert.

El portavoz del Ejecutivo que dirige la canciller Angela Merkel ha subrayado que "España es un Estado democrático", antes de señalar que en Berlín existe el convencimiento de que el conflicto en Cataluña puede resolverse con arreglo a la Constitución. "Nosotros estamos convencidos de que el conflicto en Cataluña se puede y se debe resolver dentro del marco constitucional español", ha afirmado el portavoz.

El Gobierno alemán sigue viendo, por tanto, el problema catalán como un asunto interno, un conflicto que en Berlín desean que encuentre solución. "Naturalmente es nuestro deseo que dentro de la política española haya movimiento, pero esto lo dejamos a España y sus actores políticos y su orden constitucional", según Siebert.

Además, el responsable de la comunicación del Ejecutivo germano insistió en que el caso Puigdemont es, ante todo, "un proceso que está en manos de la justicia y sigue las reglas de una orden de detención y entrega".

Carles Puigdemont anunció el sábado que iba a instalarse en Berlín durante el tiempo que tenga que rendir cuentas a la justicia alemana. A esta circunstancia también aludió Seibert. "Lo que se espera de Puigdemont es algo que está organizado a través de las autoridades de la justicia de Schleswig-Holstein, a las que entiendo que tiene que dirigirse periódicamente", manifestó el portavoz gubernamental alemán.

Puigdemont fue detenido el pasado 25 de marzo en un área de servicio en el Land Schleswig-Holstein, cerca de la frontera de Alemania con Dinamarca. Iba de camino a Bélgica tras haber pronunciado una conferencia en Helsinki, la capital finlandesa. Tras pasar doce días en prisión preventiva en al cárcel de Neumünster, fue excarcelado el pasado viernes por decisión de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein.