El Gobierno asegura que desde la segunda Intifada en 2001 no ha vendido "ningún armamento" a Israel

Actualizado 24/02/2009 15:33:43 CET

Admite de que en la primera mitad de 2008 la exportación de material de defensa a ese país subió al 0,6 por ciento del total de ventas

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado de Comercio, Silvia Iranzo, aseguró hoy en el Congreso que el Gobierno español no ha autorizado la exportación definitiva de "ningún armamento ni equipo" que resultasen "letales" ni pudiesen ser empleados como material antidisturbios desde la segunda Intifada, que comenzó en septiembre de 2001.

En su comparecencia en la Cámara Baja ante la Comisión de Industria, Iranzo admitió que el material de defensa exportado a este país en el primer semestre del año pasado sumó 1,5 millones de euros y representó un 0,6 por ciento del total de ventas de armamento en ese periodo (249,9 millones de euros).

Ese dato supone un incremento de cinco décimas sólo en la primera mitad de 2008, frente al "reducido" 0,16 por ciento que supusieron las exportaciones de material de defensa a Israel de todo el ejercicio anterior, en total 1,5 millones frente a los 932 millones del conjunto de transacciones autorizadas con el exterior.

La responsable de Comercio subrayó en sucesivas ocasiones en su intervención que el material de defensa que España ha autorizado vender a Israel no es armamento ni puede ser utilizado con fines represivos o bélicos y corresponde en su mayoría a productos "consecuencia" de acuerdos bilaterales entre los Ministerios de Defensa de ambos países.

"Puedo asegurarles que el material de defensa español exportado a Israel no ha sido empleado en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en esa zona. Tampoco ha sido utilizado con fines de represión interna o en situaciones de violación de los derechos humanos", recalcó.

La secretaria de Estado afirmó que las exportaciones aprobadas por la comisión interministerial que regula el comercio de armas (JIMMDU) corresponden, también en su mayor parte, a materiales que, después, "reexporta" el Estado hebreo a naciones extranjeras.

En ese sentido, citó como ejemplo de que el destino final del material de defensa vendido a Tel Aviv no incumple la normativa internacional ni los códigos de conducta en venta de armamento la exportación de munición para que una empresa pública israelí pruebe su funcionamiento en los carros de combate Leopard en un campo de maniobras, operación que el Ejército de Tierra no puede realizar en España.

En este grupo, Iranzo encuadró los componentes de escopetas deportivas que después vende Israel y los materiales tecnológicos que después el Estado hebreo transfiere a los países que participan en programas de aeronaves de combate última generación como el Eurofighter y el Tornado.

En el turno de portavoces, el diputado de IU-ICV Joan Herrera criticó la "falta de transparencia" del Gobierno en la información sobre las exportaciones de material de defensa y doble uso y el hecho de que haya tenido que comparecer la secretaria de Estado para ofrecerles los datos de ventas a Israel en lugar de que aparezcan detallados en el informe que entrega el Ejecutivo al Parlamento cada semestre y cada año.

Herrera manifestó además la preocupación de su formación por la posibilidad de que el material de defensa destinado a países como Israel, Colombia, China o Pakistán pueda ser finalmente utilizado para fines distintos de los argumentados por los compradores.

Por último, sugirió que se reforme el reglamento de la Cámara Baja para evitar que un alto cargo del Gobierno, como, en su opinión, sucedió hoy, acuda a comisión con un discurso tan extenso que apenas deje espacio para las consultas de los parlamentarios.

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular Antonio Erías afirmó que los datos aportados por Iranzo sobre las exportaciones a Israel le han provocado "un shock de información" y lamentó que su comparecencia para dar cuenta de un informe sobre comercio exterior haya llegado en tiempo y forma pero con poca antelación.