El Gobierno cesa a su último embajador en Yemen por el próximo cierre de la legación

Actualizado 06/12/2012 13:26:17 CET

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha cesado al embajador de España en Yemen, Francisco Javier Hergueta, como paso previo al inminente cierre de la legación en este país, que viene dado por la necesidad de ahorrar costes y reorganizar el servicio exterior.

El cese de Hergueta, al que el Gobierno agradece los servicios prestados, lo publicó el pasado día 1 de diciembre el Boletín Oficial del Estado, previa deliberación del Consejo de Ministros.

Hergueta se convierte así en el último embajador que España tendrá en Yemen, donde el edificio que alberga la legación prevé echar el cierre a partir del 1 de enero del año próximo.

El cierre de la legación no quiere decir en cambio que España se vaya de Yemen. El lunes próximo el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, firmará en Bruselas con el Servicio Europeo de Acción Exterior un acuerdo para que un diplomático español se integre en la delegación de la UE en Saná.

Con esta fórmula, que ya se ha ensayado en Siria tras la suspensión de actividades de la Embajada de España en Damasco, nuestro país mantiene la presencia en Saná a través de un representante que tendrá un doble sombrero: trabajará para la UE defendiendo los intereses europeos, pero al mismo tiempo podrá ejercer la protección consular específica de los españoles en Yemen y servir como antena política para nuestro Gobierno.

La colonia española en Yemen se limita a 73 personas y no hay ninguna empresa nacional establecida allí. Este país de la Península Arábiga, inmerso en un proceso de transición tras la oleada de revueltas que vivió en 2011, tampoco entra dentro de las prioridades de la cooperación española.

El ahorro que supondrá el cierre de la Embajada española en Yemen --inaugurada en 2006-- se invertirá en reforzar la presencia de nuestro país en áreas emergentes como India y China, donde se quieren abrir nuevos consulados.

España se dispone a realizar la misma operación que en Yemen en Zimbabue, esto es, reducir la presencia de nuestro país a un solo diplomático que trabajará desde la oficina de la delegación de la UE, ahorrándose así los costes de personal y de mantenimiento de una cancillería.

El proceso aquí será más lento porque tanto la residencia del embajador como la cancillería son propiedad del Estado español y, por tanto, seguirán usándose hasta que se vendan para evitar que los locales vacíos pudieran ser ocupados, un riesgo real en Zimbabue.

En el caso de Zimbabue, el primer embajador de España fue nombrado en 1981. La colonia española apenas ronda las 80 personas, mientras que las exportaciones a este país no superaban los cuatro millones de euros en los últimos años. Al igual que Yemen, tampoco es un país prioritario para la cooperación española.

España también quiere cerrar algunos consulados pequeños. En la lista figuran el de Larache, en Marruecos, y Valenca do Minho y Vila Real de Santo Antonio, en Portugal. Se trata de consulados pequeños cuya labor podrían asumir oficinas similares cercanas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies