Gobierno envía a órganos consultivos el Régimen de Policía, que prevé 6 años de suspensión por revelar secretos sumario

Actualizado 02/11/2007 17:03:16 CET

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha recibido hoy, en su reunión del Consejo de Ministros, un informe del Ministerio del Interior sobre el Anteproyecto de Ley Orgánica del Régimen Disciplinario de la Policía, y ha decidido su envío a órganos consultivos en el camino hacia su aprobación definitiva. Este nuevo Régimen Disciplinario modifica, entre otras cosas, las sanciones para determinados delitos, como la revelación del secreto del sumario, que le puede costar a un agente, como falta muy grave, una sanción de hasta seis años de suspensión y el traslado con cambio de residencia.

El Anteproyecto de Ley Orgánica hace que desaparezca, por su imprecisión, la falta muy grave de omisión del deber de guardar sigilo, que aparece ahora como violación del secreto profesional y que será muy grave si causa daño a los ciudadanos o la labor policial.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó que el texto vigente tiene 20 años de antigüedad y que en ese tiempo "han cambiado mucho las cosas", por lo que se hacía necesario un nuevo Régimen Disciplinario. Al tiempo, destacó el grado de consenso alcanzado con los sindicatos policiales para su aprobación.

Entre las faltas que merecerán un mayor castigo está también el abuso de atribuciones, que será falta grave o muy grave según cause o no daño a ciudadanos o Administración. El régimen de incompatibilidades pasa a ser infracción grave si se incumplen los plazos o procedimientos en esta materia.

Además se incluyen nuevas infracciones como la utilización ilegítima de videocámaras (grave o muy grave) o de otros medios "inherentes" a la función policial para otros fines (grave). La comisión de delitos dolosos se adecuará al nuevo Código Penal y consistirá en una infracción muy grave.

El Anteproyecto, que consta de 51 artículos, una Disposición Adicional Única, tres Transitorias, una Derogatoria y seis Finales, suprime la posibilidad de rebajar, aplicando los criterios de graduación de sanciones, las infracciones graves a leves.

TIPO DE INFRACCIONES.

Para las infracciones muy graves se contempla la sanción de suspensión de funciones de 3 años a 6 años y se incorpora la de traslado con cambio de residencia. Respecto a las infracciones graves se recoge la sanción de suspensión de funciones de 5 días a 3 años. Se reelaboran y actualizan los criterios para graduar las sanciones, definiendo la reincidencia en el sentido previsto en el Código Penal e incorporando nuevos criterios como el historial profesional -sólo podrá valorarse como atenuante- o la entidad de la condena impuesta por la comisión de un delito doloso y su relación con la función policial.

Por otra parte, se adaptan a la estructura actual los órganos con competencia sancionadora, de tal manera que, manteniendo la competencia exclusiva del Ministro del Interior para imponer la sanción muy grave de separación de servicio, las restantes sanciones por infracciones muy graves serán de competencia del Secretario de Estado de Seguridad y las sanciones por faltas graves del Director General de la Policía.

En el caso de que el agente esté acusado de alguna de estas infracciones, tendrá el derecho a ser asistido por letrado, a su costa, o, de no disponer de él, por un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, licenciado en Derecho. Por último, el Anteproyecto regula la participación de los sindicatos policiales, a través del Consejo de la Policía, en los procedimientos sancionadores instruidos por faltas muy graves o a representantes sindicales.