El Gobierno sobre Jordi Sánchez: "La condición de candidato carece de relevancia en un centro penitenciario"

Jordi Sánchez y Jordi Cuixart acuden a declarar a la Audiencia Nacional
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 05/03/2018 13:53:02CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha señalado en una respuesta en el Congreso al PDeCAT que la eventual candidatura de Jordi Sánchez para presidir la Generalitat en sustitución de Carles Puigdemont, que continúa fugado en Bélgica, "carece de relevancia respecto al incumplimiento de las normas de convivencia" establecidas por el centro penitenciario de Soto del Real (Madrid).

En una respuesta parlamentaria con fecha de 22 de febrero, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo se refiere a la situación del interno Jordi Sánchez, ex presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y en prisión por orden judicial desde el 16 de octubre, al igual que el líder de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart.

"Se indica que la condición de candidato a unas elecciones carece de relevancia respecto al incumplimiento de las normas de convivencia establecidas reglamentariamente en un centro penitenciario", sostiene el Gobierno en esa respuesta a una pregunta formulada por el diputado del PDeCAT Feliu-Joan Guillaumes i Ràfols.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha iniciado este lunes la ronda de consultas con los líderes de los grupos parlamentarios para proponer un nuevo candidato a la Presidencia de la Generalitat, después de que el pasado jueves Carles Puigdemont (JxCat) diera un paso al lado para proponer en su lugar a Jordi Sánchez, que integraba la lista del expresidente.

EXPEDIENTES ABIERTOS A SÁNCHEZ Y JUNQUERAS

En su respuesta en el Congreso, el Gobierno ofrece otros detalles de la situación de Jordi Sánchez en Soto del Real, por ejemplo en lo referente a las comunicaciones de este preso: "Cabe señalar que solamente se le ha restringido la comunicación con una persona determinada, que no es familiar. Así, el interno comunica y puede seguir comunicando con su familia".

Fuentes de la defensa de Sánchez aseguraron el 18 de diciembre, coincidiendo con el tramo final de la campaña de las elecciones del 21D, convocadas en aplicación del artículo 155 de la Constitución, que Instituciones Penitenciarias había prohibido de forma expresa que Sánchez pudiera recibir la visita o comunicarse con la candidata número 31 de la lista JxCat, Núria Guillaumes, al sospechar que grabó un audio que se difundió en un mitin.

El organismo dependiente del Ministerio del Interior también expedientó al exvicepresidente del Govern y candidato de ERC, Oriol Junqueras, por incumplir el régimen interno para conceder una entrevista radiofónica.

El 27 de noviembre Prisiones abrió otro expediente a Jordi Sánchez por camuflar cartas entre sus enseres personales para saltarse el reglamento común para todos los internos de la madrileña cárcel de Soto del Real.

Las comunicaciones de Jordi Sánchez con el exterior de la prisión no están intervenidas y puede enviar a sus familiares paquetes con su ropa para que sea lavada fuera de las instalaciones de Soto del Real. Según fuentes de este centro penitenciario, fue en estos paquetes donde ha sido interceptada parte de la correspondencia.

NO SE HA REFORZADO LA SEGURIDAD

En su respuesta de 22 de febrero, el Gobierno de Mariano Rajoy asegura que la separación de celdas corresponde a la dirección del centro penitenciario. También confirma que la celda de Sánchez fue "registrada por razones de seguridad interior". "Sobre el interno", especifica, "no existe ningún reforzamiento de la seguridad, más allá de la que aconseja la necesidad de preservar su seguridad e integridad física".

"Cabe recordar", sostiene el Ejecutivo, "que cualquier interno de un centro penitenciario que infrinja las normas reglamentarias puede incurrir en responsabilidad disciplinaria, independientemente de su condición, personal, penal y/o penitenciaria, en los términos previstos en la normativa penitenciaria".

El Gobierno, que recuerda que ningún miembro del Ejecutivo forma parte de los órganos administrativos encargados de hacer cumplir el régimen disciplinario en las cárceles, concluye su escrito señalando que "la condición de candidato a unas elecciones carece de relevancia".