El Gobierno no recurrirá delegación de voto de los presos y está atento a la candidatura de Puigdemont para actuar

Rajoy comparece en Moncloa tras el Consejo de Ministros
EUROPA PRESS
Publicado 17/01/2018 12:03:29CET

Según Moncloa, todo el mundo sabe que Puigdemont no va a ser president y solo mantiene su candidatura con afán "propagandístico"

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Mariano Rajoy no prevé recurrir la delegación de voto de los exmiembros del Govern catalán que están encarcelados, según han confirmado fuentes de Moncloa a Europa Press. Además, el Ejecutivo sigue atento a si se anuncia una candidatura de Carles Puigdemont para "actuar en consecuencia".

Puigdemont y los exconsejeros huidos en Bruselas han renunciado al voto delegado en la sesión constitutiva del Parlamento catalán. Solo el líder de ERC, Oriol Junqueras, y los diputados electos de JuntsxCat Joaquim Forn y Jordi Sánchez, que están en prisión, han pedido delegar su voto.

Fuentes del Ejecutivo han adelantado que el Gobierno no es partidario de recurrir la delegación de voto de los presos, sobre todo si la basan en el auto del juez Pablo Llanera, que lo señalaba como una posibilidad.

ATENTOS A SI HAY CANDIDATURA DE PUIGDEMONT

Además, el Gobierno ha indicado que estará atento a la manera en que el nuevo presidente de la Cámara autonómica --se ha propuesto al republicano Roger Torrent-- anuncie la candidatura de Puigdemont para "actuar en consecuencia".

Según el Ejecutivo, todo el mundo sabe, "incluidos los suyos", que Puigdemont no va a ser president y solo mantiene su candidatura con el afán "propagandístico". Sin embargo, fuentes del Gobierno han recalcado que el tiempo corre en su contra, dado que el día 31 de enero empiezan a correr los dos meses de plazo para evitar repetir elecciones.

Este martes, en una conversación informal con los periodistas en el Palacio de la Moncloa, Mariano Rajoy consideró "imposible que Puigdemont sea investido presidente de la Generalitat el 31 de enero. Además, dijo que la solución para normalizar la situación en Cataluña sería que los independentistas presentaran un candidato "limpio".