El Gobierno "respeta" y "comprende" que haya ciudadanos que se manifiesten en la calle contra las "difíciles" medidas

Soraya Saénz de Santamaría
EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 20:12:36 CET

Sáenz de Santamaría dice "entender" la posición de los funcionarios porque se les pide un "esfuerzo adicional" al del 2010

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este viernes que el Ejecutivo "respeta y puede comprender" que haya ciudadanos que se manifiesten en la calle contra las "difíciles" medidas que ha anunciado Mariano Rajoy para salir de la crisis, unas declaraciones que ha hecho en la rueda posterior al Consejo de Ministros que ha aprobado un duro paquete de ajuste que incluye subidas del IVA y recortes a los funcionarios, entre otras medidas.

Precisamente este viernes se han celebrado concentraciones y paros de empleados públicos de toda España para protestar contra las medidas del Ejecutivo, entre las que figura la suspensión de la paga extra de Navidad, la reducción de los liberados sindicales o la disminución de los días de libre disposición, los llamados 'moscosos', que pasarían de seis a tres.

Al ser preguntada si el Gobierno teme que se recrudezcan las protestas en la calle con motivo de los recortes anunciados, Sáenz de Santamaría ha dicho que el Ejecutivo "respeta" el derecho a la manifestación de cualquier ciudadano, bien sea contra las propuestas del Gobierno como contra cualquier otra cuestión.

"Como Gobierno respetamos y podemos comprender y entender perfectamente que son medidas difíciles y que hay ciudadanos que les cuesta poder asumir o afrontar. Indudablemente respetamos esas protestas y manifestaciones", ha declarado la vicepresidenta en la rueda de prensa, en la que estaba flanqueada por los ministros Luis de Guindos y Cristóbal Montoro.

ESFUERZOS DE LOS FUNCIONARIOS

A renglón seguido, ha destacado los "esfuerzos" que han realizado los funcionarios, no sólo ahora sino desde "hace un tiempo", ya que, según ha recordado, se les redujo el sueldo entre el 3 y el 10 por ciento en junio de 2010 (una media de recorte del 5,7 por ciento), un "recorte que quedó congelado" después.

Ahora, ha proseguido la vicepresidenta, se les pide "un esfuerzo más" pero en "diferente mecánica" porque no hay recorte de sueldo sino que se les suspende la paga extra de diciembre, que cobrarán a partir de 2015 en forma de planes de pensiones. "Entiendo que es una medida difícil, que se exige sacrificio y que se añade a otros que se habían pedido en 2010 y entiendo su posición", ha dicho.

En este punto, la 'número dos' del Ejecutivo de Mariano Rajoy ha querido hacer un "reconocimiento" a los empleados públicos de España, que "trabajan bien y ahora tendrán que trabajar algún día más". "Se les pide ese esfuerzo adicional a lo que ya llevan vivido desde el año 2010", ha subrayado.

En parecidos términos se ha expresado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que ha afirmado que España tiene "una gran función pública". "Sin ella hoy no seríamos lo que somos", ha aseverado, para añadir que su esfuerzo, "que siempre es tan necesario", hoy lo es "todavía más en las circunstancias criticas". Según ha recalcado, habrá una "renuncia" a la paga extra de Navidad de los empleados públicos pero será "compensada" en 2015, año en el que a su entender se vivirá en "otra España".

MEDIDAS DURAS PORQUE "NO HABÍA OTRA POSIBILIDAD"

Al ser preguntada si los votantes del PP pueden sentirse defraudados por tomar medidas contrarias a las que recogía su programa electoral, Sáenz de Santamaría ha admitido que lo han hecho porque "no había otra posibilidad de sacar adelante el país", ya que, según ha recalcado, se encontraron con tres puntos más de déficit del previsto. Si el déficit hubiera sido del 6,5, ha continuado, "no se hubieran adoptado de ninguna de las maneras" estas medidas.

Como ya hizo Rajoy el pasado miércoles en el Congreso, la portavoz del Gobierno ha hecho un llamamiento al consenso porque a su juicio la salida de la crisis es una "tarea colectiva", en la que no sólo los grupos parlamentarios sino también los agentes sociales tienen que trabajar conjuntamente. "Haremos el mayor esfuerzo posible para preservar esos consensos", ha indicado. Además, ha avanzado que los ministros explicarán ahora en sede parlamentaria las medidas que afectan a sus departamentos.