El Gobierno se ve a sí mismo con buena salud, energía y consciente de que se espera de él más honradez que con Rajoy

Rueda de prensa tras el Consejo de Ministros
Oscar del Pozo - Europa Press
Publicado 14/09/2018 16:09:21CET

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pedro Sánchez se ve a sí mismo en "magnífico estado de salud", lleno de "energía" y "fortaleza" y consciente de que se le exige niveles más altos de honradez y transparencia que a equipos anteriores.

Así lo ha expuesto este viernes la ministra de Educación, FP y portavoz, Isabel Celáa, en la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en la que ha señalado que le resulta "curioso" que al anterior Gobierno de Mariano Rajoy no se le reclamaran las mismas tareas que se le exigen hoy al de Sánchez "en términos de transparencia, honradez y altura política".

Eso sí, Celáa sostiene que el Gobierno de Sánchez "ha dado pruebas de mantener un nivel de transparencia, de coherencia en relación a la honestidad pública como pocos o ninguno". Y esto es así, entre otras cosas, porque el partido que sostiene al Ejecutivo, el PSOE, tiene un código ético "de altísimas exigencias" que al Gobierno le gustaría que practicaran también el resto de fuerzas.

Celáa también ha querido subrayar que el Gobierno, que no contó ni con una semana para formarse y echar a andar, resiste cualquier comparación con equipos anteriores y ha pedido que no sólo se ponga la lupa en los primeros días sino "en el resultado final".

Pero no ha desaprovechado la oportunidad para hacer balance de estos 100 primeros días del Gobierno de Sánchez, en los que ha sido posible garantizar la "alimentación para 60.000 niños en verano", elaborar un real decreto ley para exhumar a Franco del Valle de los Caídos, desarrollar medidas para cumplir el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, recuperar la protección universal de la sanidad pública e iniciar la reversión de los recortes en educación.

Al igual que el Gobierno en su conjunto, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, está "fuerte, firme" a pesar de la polémica creada en torno a su tesis doctoral, sobre la que tiene el profundo convencimiento de que ha sido un caso generado "para montar ruido, abatir al Gobierno que nada tiene que ver con la verdad".

Contador