González Pons ironiza con que Blanco se haya convertido en "el gran economista" de un Gobierno "sin política económica"

Actualizado 21/08/2009 14:07:47 CET

Cree que si Zapatero decide subir los impuestos, sería "un hachazo en la médula espinal" de la clase media española y "una traición"

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario general de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ironizó hoy con que el ministro de Fomento, José Blanco, se haya convertido en "el gran economista" de un Gobierno "que no tiene política económica" al proponer una subida de impuestos a las rentas más altas.

"Con un Gobierno con el área económica recién remodelada, tiene que ser él quien dicte la política económica del Gobierno. Ya no vale Solbes ni Salgado. Ahora es José Blanco el gran economista de este Gobierno que no tiene política económica", manifestó González Pons en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

Tras acusar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "no tener palabra" por haber repetido "varias veces" en los últimos meses que no iba a subir los impuestos, el dirigente 'popular' apuntó que, en caso de hacerlo, se estaría dando "un hachazo en la médula espinal" a la clase media española a tenor de la crisis económica por la que atraviesa el país. "Sería una traición", apostilló.

González Pons considera que "no es inevitable en absoluto" una subida de impuestos, si bien destacó que el Gobierno no tiene "ningún plan". "Va de un lado a otro de la pista sin saber exactamente a qué punto quiere conducirnos y gasta sin tener previsto en qué tiene que gastar", denunció.

En este punto se refirió a la ayuda de los 420 euros que el Ejecutivo va a dar a "algunos" parados que han dejado de cobrar el subsidio por desempleo, que suponen, según apuntó, "un 5 por ciento de los 11.000 millones de euros" que se va a dar a las comunidades autónomas "sin ninguna necesidad" y en un momento "completamente inconveniente".

ZAPATERO HA ENGAÑADO A LOS CIUDADANOS

El diputado del PP por Valencia recriminó al Gobierno que haya "engañado y mentido" este verano a todos los españoles asegurando que cualquier trabajador que se hubiera quedado sin la prestación por desempleo iba a recibir una ayuda que, finalmente, sólo beneficia a "300.000 personas", y no a las "más de un millón de familias que están pasando verdadera necesidad".

El parlamentario 'popular' reprochó al Ejecutivo que haya "utilizado" a las personas que lo están pasando peor para hacer "una vez más" un ejercicio de "publicidad", cuando, a su juicio, la única política en una situación como la actual es "la del empleo y no la del subsidio".

En este sentido, el dirigente 'popular' planteó que quizá los 11.000 millones de euros adicionales que se aprobaron para la financiación autonómica u otra partida de las que el Gobierno se ha gastado "alegremente" durante este verano se deberían destinar "a los que verdaderamente lo necesitan".

RACIONALIZAR EL GASTO Y NO SUBIR LOS IMPUESTOS

"Si no hay dinero para poder dar la ayuda directa de 420 euros a los parados que ya no cobran la prestación por desempleo, ¿cómo puede haber dinero para que se aumenten 11.000 millones lo que gastan las comunidades autónomas?", se preguntó González Pons, quien abogó por "racionalizar el gasto antes que subir los impuestos a la clase media".

Para ello, sugirió la necesidad de eliminar algunos ministerios, entre los que citó el de la Igualdad, reducir el número "innecesario" de asesores de los que dispone el Gobierno, achicar los gastos en autobombo institucional y no hacer de la Presidencia española de la UE "el gran acontecimiento publicitario del universo".

La clave, según González Pons, para superar la actualidad crisis económica pasa por ser "más austeros", por reducir la presión fiscal y por llevar a cabo "profundas" reformas estructurales pactando con el PP.

"Cuando una economía está pasando un mal momento, algo habrá que cambiar porque no basta con insultar o echar la culpa a los empresarios de que no se firma el pacto social", defendió el político valenciano.

Entre esos cambios, González Pons abogó por abaratar la contratación y no el despido libre. "En un momento en el que el mercado laboral se está desangrando y está perdiendo empleos a borbotones, no es la hora de hablar de despido libre sino de abaratar la contratación".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies