El Govern impulsará un protocolo de actuación para la detección de la enfermedad de Andrade

Actualizado 02/01/2008 18:00:35 CET

PALMA DE MALLORCA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Salud y Consumo pondrá en marcha de un protocolo de actuación para la detección precoz de la enfermedad de Andrade en el que se defina las acciones que debe impulsar el servicio de salud para garantizar a las personas afectadas las soluciones a esta patología en el plazo más breve posible, según anunció el Govern en un comunicado.

Así se lo transmitió el conseller del ramo, Vicens Thomàs, a los representantes de la Asociación Balear de la Enfermedad de Andrade (ABEA) en la reunión en la que también estuvo presente la directora general de Salud Pública y Participación, Margalida Buades. La enfermedad de Andrade provoca que el hígado produzca una proteína anormal que se deposita en el sistema nervioso y produce una progresiva degeneración sensitiva, motora y de la autonomía del paciente.

El protocolo anunciado por Thomàs definirá toda la información administrativa y social que se necesita para superar la fase que culmina con el trasplante hepático --único tratamiento eficaz-- como en el periodo postoperatorio. Mallorca es, según destacó el Govern, uno de los principales puntos mundiales de esta enfermedad.

El conseller destacó la necesidad de implicar a los profesionales de los hospitales, y también los afectados, en la definición de este protocolo, de forma que se vayan creando grupos especializados -- posiblemente en los hospitales de Son Dureta y de Son Llàtzer--, que se conviertan en el punto de referencia para esta enfermedad.

Asimismo, Thomàs ofreció su apoyo a la propuesta de la asociación de organizar una conferencia o jornada para dar a conocer la enfermedad y también a la posible creación de un registro de afectados para avanzar en la investigación. Aunque no se conoce el número de enfermos que puede haber en Baleares, la Conselleria piensa que podrían ser unas 500.

En cuanto a la posibilidad de contar en las islas con una unidad de trasplante hepático propia (actualmente se realizan en centros hospitalarios de Barcelona), el conseller aseguró que "es un reto de futuro y un tema que está sobre la mesa". En este sentido, explicó que la exigencia técnica es la prioridad y que ello comporta, sobre todo, poder contar con un equipo profesional especializado, además de los medios materiales, y con un número de casos anuales que haga sostenible la unidad y garantice la frecuencia de las intervenciones que la consolidarían.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies