El Govern prevé abrir 13 residencias de mayores y dependientes a lo largo de 2008 con un total de 1.113 plazas

Actualizado 02/11/2007 15:59:38 CET

PALMA DE MALLORCA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Govern balear prevé la apertura y puesta en funcionamiento en todo el archipiélago a lo largo de 2008 de un total de 13 residencias de atención geriátrica y para personas dependientes, a las que se unirán otras cuatro en 2009, que, junto a las ya existentes, totalizarán a principios de la próxima década una red integrada por 26 centros.

Así lo manifestó hoy la consellera de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración, Fina Santiago, quien explicó que las aperturas previstas para 2008 supondrán la creación de un total de 1.113 plazas residenciales, de las que 1.013 corresponderán a mayores, 40 a discapacitados físicos y otras 60 a usuarios con problemas de salud mental.

Además, Santiago expuso la situación de estas infraestructuras tras el cambio de Gobierno autonómico, y señaló que el nuevo Ejecutivo se decantará por la gestión pública, frente a la privada o concertada --con un coste de 57 euros por plaza y día-- que prevaleció en la pasada Legislatura.

Así, el mapa actual de las plazas se divide entre 780 plazas públicas o concertadas, de las que 230 son públicas, principalmente asignadas en Ibiza y Menorca; y 550 concertadas, que se se encuentran en Mallorca. A todo ello se suman otras 333 totalmente privadas.

La consellera Santiago recordó que, para acceder a una de estas plazas, es necesario que la personas que optan a ellas obtengan la valoración de su dependencia por parte del Govern, a la que actualmente han accedido 2.400 residentes de un total de 8.200 solicitantes, mientras que el resto de expedientes todavía se encuentran en estudio.

En Mallorca, las empresas gestoras de los nuevos centros --con una media de 120 plazas cada uno-- son Atención Social y Estancias Residenciales, SA (ASER) --Inca (Crist Rei Nou), Montuïri, Santanyí, Pollença y Sant Joan--; Grupo SAR --Marratxí (Can Carbonell), Capdepera y Calvià--; la UTE Clece y Lireba --Palma (Hospital Militar, Olmos-Sant Miquel, Son Güells) y Puigpunyent; así como Cleop --Santa Margalida y Manacor-- y Binipuntiró Idea --Marratxí (Son Llebre)--.

En Menorca, se abrirá en 2008 el centro de gestión pública de Santa Rita (Ciutadella), con 70 plazas; mientras que en Ibiza --que ya cuenta con Cas Serres y Can Blai-- lo harán el de Sant Antoni de Portmany, con 94 plazas; y el de Sant Josep de sa Talaia, con 36 plazas para personas con discapacidad psíquica y otras 30 para personas con enfermedades mentales, estas últimas concertadas.

NUEVAS ADHESIONES EN 2009

A todo ello, se unirán en 2009 y en Mallorca las residencias de Pollença y Sant Joan, con otras 120 plazas cada; mientras que en Menorca se prevé la apertura del centro para discapacitados de Ciutadella y el de mayores de Mahón, cuya capacidad se desconoce por el momento.

Paralelamente, se prepara un concurso público para la construcción de la primera residencia en Formentera, al quedar desierta la primera convocatoria, que tendrá previsiblemente capacidad para 64 personas, de las que 30 serán plazas para personas con alzheimer y otras demencias, 15 para discapacitados, 15 para enfermos mentales y otras cuatro para la llamada 'unidad de respiro', que facilita estancias temporales para que puedan descansar los familiares de un dependiente que se hacen cargo de él.

Por lo que se refiere a la apuesta por el modelo público de gestión de las residencias de dependientes, la consellera de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración señaló que actualmente su equipo estudia cuáles son los municipios de las islas donde hacen falta este tipo de recursos, con el objetivo de realizar una planificación basada en ese criterio y no en una oferta pública, como se hizo durante la pasada Legislatura, dijo la consellera.

CRITERIOS DE PLANIFICACIÓN

A pesar de que Santiago admitió que el PP realizó un "gran esfuerzo" en la construcción de estos centros, discrepó de la apertura de algunos de ellos sin estar finalizada la obra --Joan Crespí-- o careciendo de licencias e, incluso, de la puesta en marcha de los proyectos, mediante un aviso a los municipios que dispusieran de terrenos, sin tener en cuenta las necesidades reales de cada núcleo o comarca de las islas.

Por este motivo, la consellera señaló que en esta Legislatura se construirán residencias "donde haga falta y no donde se manifieste voluntad política de hacerlo", y, a este respecto, citó el caso de Palma de Mallorca, donde se ha detectado un déficit de estas infraestructuras que se comenzará a solucionar a partir del próximo lunes, cuando Santiago se reunirá con la alcaldesa, Aina Calvo, para analizar la situación.

En total, Fina Santiago calculó que en 2008 el Govern se gastará unos 17 millones de euros en atender las necesidades que contempla la Ley de Dependencias, siendo la partida presupuestaria que ha experimentado un mayor incremento en su departamento, frente a los ocho que se destinaron este año, lo que supone algo más del doble, de los que la mitad se deben destinar a obras y el resto a servicios